Patrocinado por

El magnate Chris Hohn atesora ya 2.840M en el IBEX tras su aterrizaje en Cellnex

El inversor activista invierte más de 300 millones en la última ampliación de la torrera española y suma su participación a la de Aena y Ferrovial

El multimillonario Chris Hohn avanza posiciones en las grandes empresas españolas. El inversor de corte activista ya no se conforma solo con ser uno de los principales accionistas de Aena, el gestor aeroportuario que controla la red de aeropuertos en España, y de Ferrovial, una de las principales constructoras del país. Ahora se ha fijado en Cellnex, la compañía de telecomunicaciones de moda en el IBEX que ha doblado su valor en bolsa en los dos últimos años. Y ha pujado fuerte por ella, invirtiendo más de 300 millones en un solo movimiento.

La entrada de Hohn en Cellnex coincide con la finalización de la macroampliación de capital por 7.000 millones de euros que ha llevado a cabo la compañía de telecomunicaciones. La compañía con sede en Barcelona (Cataluña) está convencida de que tiene que seguir el mismo camino que hasta ahora: adquisiciones de infraestructuras que serán necesarias con la revolución de la nueva generación de redes 5G.

De esta forma, el multimillonario británico acumula participaciones en el selecto club del IBEX que suman ya aproximadamente 2.840 millones de euros, de acuerdo a la suma de las distintas anotaciones que aparecen en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Todo ese dinero se reparte en las tres empresas estratégicas mencionadas del siguiente modo: 309 millones en Cellnex, 1.554 millones en Aena y 980 en Ferrovial.

Chris Hohn. Fuente: CIFF.

En el gestor aeroportuario es nada más que el segundo accionista y el primero de carácter privado, ya que el 51% de Aena todavía está en manos del Estado a través de la empresa pública Enaire. Hohn, sin embargo, está cómodo con su posición, que le ha dado grandes alegrías en forma de dividendos durante los últimos años. Sin ir más lejos, en 2020 recaudó en 479 millones de dólares en dividendos para sí mismo a traves de todas sus partiipadas.

Convencido de luchar contra el cambio climático

Otro rasgo que caracteriza al inversor brtitánico es su capacidad para ser escuchado. El pasado 23 de octubre, el inversor sacaba pecho de haber conseguido que Aena elaborara un plan de lucha contra el cambio climático. “Lo que hemos logrado en España debería ser la norma para todas las empresas cotizadas a nivel mundial”, explicó en una entrevista con Expansión.

Y es que Chris Hohn ha sido pionero en presionar a los consejos para que hablen del clima. Como prueba, el ejecutivo es mecenas del grupo ecologista mundial Extinction Rebellion. Ha sido una idea sobre la que ha insistido una y otra vez, hasta informar a través de una carta a todas sus participadas (Airbus, Moodys, Charter Communications, Atlantia y Vincci, entre otras) de que votaría en contra de la reelección de su consejo de administración si no empezaban a desglosar información sobre sus emisiones de dióxido de carbono.

La última muestra de su continuidad en conseguir que las empresas sean cada vez más verdes llegó a finales de noviembre, cuando anunció que había enviado distintas cartas a Canadian Pacific Railway y a Canadian National Railway. El objetivo y el texto, el mismo : establecer un plan de reducción de emisiones para los próximos ejercicios. “Esperamos mantener un diálogo activo sobre este asunto”, dijo en ambas misivas.

Activista, multimillonario y filántropo

Hohn cuenta con una fortuna de aproximadamente de 5.900 millones de dólares (4.900 millones de euros al cambio actual), lo que le lleva a estar entre las 470 personas más adineradas del planeta tierra, según la prestigiosa revista Forbes. Otras publicaciones como Sunday Times difieren de estos datos.

Chris Hohn es conocido como uno de los fondos de cobertura más activos del mundo. En febrero de 2020, Bloomberg le incluyó en lo más alto entre los 15 administradores de fondos de cobertura más importantes del plante. Él, Jim Simons (Renaissance Technologies), Ken Griffin (Citadel), Steve Cohen (Point72 Asset Management) y Chase Coleman (Tiger Global), obtuvieron 1.000 millones de dólares cada uno en 2019, según estimaciones del índice de multimillonarios del propio medio estadounidense.

Las inversiones de Hohn se canalizan a través del fondo TCI, que fue fundado en 2003 y responde a las siglas de The Children’s Investments. Este vehículo de inversión está domiciliado en George Town, la capital de las Islas Caimán.

Parte de su fortuna, no obstante, la dedica a la filantropía, en concreto a su fundación CIFF (Children Investment Fund Foundation), que solo en 2019 aprobó pagos altruistas por valor de 386 millones de dólares. Se trata de una organización sin ánimo de lucro creada hace casi 20 años por él junto a su ex mujer, Jamie Cooper, y cuyos fondos provienen en multitud de ocasiones del resultado de sus inversiones.