El rey de los bajistas ataca a Meliá: no se cree la recuperación del turismo

Marshall Wace, uno de los mayores fondos de cobertura, sube sus posiciones cortas en la hotelera de Gabriel Escarrer tras las advertencias de Deutsche Bank

Escuchar el nombre de Marshall Wace provoca sudores fríos en la bolsa española. El fondo de cobertura británico acumula sobre sus espaldas grandes operaciones exitosas a través con posiciones cortas, apostando en contra de valores españoles y ganando dinero con cada desplome bursátil. Y ahora el nuevo objetivo es Meliá, que ha sufrido en bolsa con la primera ola del coronavirus pero ha empezado a remontar con una subida en la última semana al calor de los anuncios sobre las vacunas de Moderna y Pfizer.

A contracorriente de las voces optimistas del sector, Marshall Wace notificó este 24 de noviembre a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que ya cuenta el 0,7% de la compañía en posiciones cortas sobre la hotelera que preside Gabriel Escarrer. Dicho porcentaje equivale a ocho millones de euros, de acuerdo al precio que marca actualmente el mercado tras el cierre de la jornada de ayer, viernes. 

El movimiento del fondo de cobertura con oficinas en Nueva York, Honk Kong y Reino Unido se sucede con la advertencia lanzada por los analistas de Deutsche Bank y el banco de inversión independiente Jefferies sobre la posible sobrevaloración de algunas hoteleras cotizadas tras los anuncios de una posible recuperación del turismo en el corto y medio plazo. 

La conexión entre Marshall Wace y algunas casas de analistas es digna de mención, ya que Ian Wace, uno de los dos ejecutivos que fundó la compañía y da parte al nombre con su apellido — el otro es Paul Marshall— , trabajó en Deutsche Bank como analista de inversiones de riesgo antes de crear el fondo.

Meliá fue una de las señaladas esta semana por estos analistas. Deutsche Bank y Jefferies coincideron en sus conclusiones al apuntar que la hotelera española, que en el último mes ha subido un 60% en bolsa, está sobrevalorada. Su respuesta: recortar el precio objetivo anteriormente marcado desde los 4,50 euros hasta los 3,10 euros. 

!function(){“use strict”;window.addEventListener(“message”,(function(a){if(void 0!==a.data[“datawrapper-height”])for(var e in a.data[“datawrapper-height”]){var t=document.getElementById(“datawrapper-chart-“+e)||document.querySelector(“iframe[src*='”+e+”‘]”);t&&(t.style.height=a.data[“datawrapper-height”][e]+”px”)}}))}();

En las páginas salmón de los distintos medios económicos de España se ha bautizado a Marshal Wace de distintas formas, desde “el gran enemigo de la banca española”, por sus posiciones en Banc Sabadell y el ya desaparecido Popular, hasta “insaciable” en su acoso y derribo a la gran mayoría de los valores del IBEX. Muchas de sus apuestas han sido acertadas, como las que llevó a cabo en la cadena de supermercados DIA, donde se mantuvo bajista durante tres años cuando la empresa perdió el 90% de su capitalización bursátil.

El porqué de la desconfianza en el sector (y en Meliá)

La respuesta del fondo de cobertura responde a un posicionamiento escéptico, todo lo contrario que la mayoría del mercado, que está premiando en los últimos 20 días tanto a hoteleras como aerolíneas cotizadas cuando se conocieron avances en las investigaciones. Empresas como Edreams, Amadeus e IAG se han anotado notables subidas.

En contra de estas voces, se imponen la realidad constatada hasta el momento y las previsiones de las principales organizaciones de la industria. Basta con escuchar a la Organización Mundial del Turismo (OMT), que considera que España no recuperará los índices de turismo anteriores a la pandemia hasta finales de 2021 e incluso principios de 2022. 

Las hoteleras optan por ser cautas en la información que suministran al mercado

Las propias compañías en sus reportes trimestrales optan por dos vías para sus valoraciones del futuro: reservarse su opinión por la elevada incertidumbre (rebrotes y nuevas restricciones) u optar por ser precavido y colocar la fecha de la recuperación más allá de la primera mitad del próximo ejercicio.

Con unas pérdidas de 470 millones de euros y una reducción de la facturación en un 69% durante los nueve primeros meses del año, Meliá ha optado por no mojarse para este año y considerar que el contexto del cuarto trimestre todavía es “incierto”, si bien considera que “lo peor de la crisis ha quedado atrás”. Con todo, la fecha que maneja la firma española es Semana Santa de 2021, cuando espera una “paulatina recuperación”.

La compañía actualmente mantiene su cartera de 326 hoteles y, aunque opera a medio gas en gran parte de los países en los que está presente, mantiene en China un nivel de actividad similar al anterior a la crisis. Su otra previsión es que la recuperación llegará antes en el mundo vacacional y en hoteles de ocio que en los urbanos, que tendrán que esperar un poco más.