Estas son las 10 medidas que adoptará la banca para mejorar el trato a los mayores

Un mayor horario de atención al público en ventanilla, atención telefónica preferente o más programas de educación financiera, serán algunas de estas medidas

Los créditos de los bancos aumentaron un 1,5% en el segundo trimestre./ EFE

Los créditos de los bancos aumentaron un 1,5% en el segundo trimestre./ EFE

Las asociaciones bancarias AEB, CECA y Unacc han dado a conocer este lunes un decálogo con diez medidas para mejorar el trato hacia el segmento sénior y las personas con discapacidad, a los que se dará una atención especial y preferente tanto en la oficina física como en los canales remotos. La primera de estas medidas es la de ampliar los horarios de atención presencial en la sucursal bancaria.

Se pretende que el horario de ventanilla y cajero sea como mínimo de 9.00 a 14.00 horas; Por otra parte, se dará un trato preferente a los mayores en las sucursales, con prioridad en casos de alta afluencia de público en oficinas; Asimismo, darán formación específica obligatoria al personal de la red comercial en las necesidades de este colectivo.

En cuarto lugar, la banca se compromete a dar atención telefónica preferente sin coste adicional y de manera directa a través de un interlocutor personal; Y anuncian que este horario de atención telefónica será como mínimo entre las 9:00 y las 18:00 horas para los clientes a los que se les presten servicios sin oficina.

La sexta medida implica que las entidades financieras garantizarán la adaptabilidad, accesibilidad y sencillez de los canales en función de su uso, poniendo a disposición de estos clientes versiones con lenguaje y vista simplificados; Además, se comprometen a reparar los cajeros fuera de servicio para asegurar el aprovisionamiento de efectivo en un máximo de 2 días laborales y dar información del cajero alternativo más cercano.

A su vez, cada banco ofrecerá a sus clientes acciones de educación financiera, digital y prevención de fraudes por el canal que resulte más adecuado; Las entidades comunicarán al colectivo de clientes mayores las medidas que adopten para darles a conocer las mejoras puestas a su disposición; Y finalmente, ampliaran el objeto del Observatorio de Inclusión Financiera para hacer un adecuado seguimiento de las medidas adoptadas por las entidades para la prestación personalizada de los servicios financieros.

Según informan en un comunicado las patronales, el sector bancario quiere reafirmar su compromiso de «permanente mejora de la atención a todos sus clientes», especialmente al colectivo de los mayores, al que ya se dedicaban medidas específicas, como el adelanto del cobro de la pensión, programas de accesibilidad física y digital, o la puesta a su disposición de oficinas de entidades no financieras para realizar operativas varias en municipios sin sucursal.

La banca se había comprometido a poner encima de la mesa un plan de inclusión financiera (previa petición del Gobierno), después de Carlos San Juan, un jubilado de 78 años consiguiera reunir más de 600.000 firmas con su petición «Soy Mayor, No Idiota» donde se pedía a las entidades financieras que les dieran tiempo para adaptarse a la digitalización y un mejor trato en las sucursales, donde se habían reducido los horarios de atención al público y se alentaba a los clientes a hacer sus gestiones por el cajero o los canales digitales, dos canales para los que muchos colectivos no estaban preparados.

Antes del protocolo que se ha hecho publico este lunes, algunos bancos ya habían adelantado que ampliarían el horario de caja y reforzarían la atención de los mayores. Por ejemplo, el Banco Santander, Abanca y BBVA ampliaron el horario de atención al público en oficina desde la semana pasada, mientras que Banc Sabadell lo hará a partir del 28 de febrero.

Como otro de los objetivos es dar formación a los empleados para que ayuden en las sucursales a las personas de más edad a familiarizarse con los cajeros automáticos y los canales digitales, los bancos también han anunciado que contarán con una figura específica que se encargue de esto.

Santander, por ejemplo, ha incorporado al “embajador senior”; Sabadell ha pedido hasta 800 voluntarios entre personas que se acaban de jubilar en el banco para realizar esta labor; Y Caixabank contará con un equipo de hasta 2.000 trabajadores para realizar esta labor.

Cristina Hidalgo