Reynés pone en alerta a los sindicatos de Naturgy a las puertas del nuevo convenio

El presidente de Naturgy sienta a los representantes de la plantilla para recordarles las incertidumbres de la compañía para los próximos años

Francisco Reynés, presidente de Naturgy, se sentó este miércoles en la mesa con los líderes sindicales de la energética a las puertas de la negociación del nuevo convenio colectivo. Fuentes de la plantilla y de la empresa explicaron a Economía Digital que aprovechó el encuentro para explicar la situación de la compañía y los retos que tiene por delante, el “complejo contexto económico y del sector” que marcará las relaciones laborales.

No es la primera vez que el presidente ejecutivo de Naturgy se cita con los representantes de la plantilla en los dos años y medio que lleva al frente al frente de la energética, pero tampoco es muy habitual, y menos a una semana de que empiece la pugna por el próximo convenio. Aunque el encuentro de este miércoles con los representantes de CCOO, UGT, USO y SIE no forma parte de las negociaciones formales, sí quiso poner las cartas encima de la mesa.

Fuentes de la empresa explicaron que al tratarse del primer convenio de la era Reynés, el presidente quiso tener ese gesto, el de reunirse con los representantes de la plantilla. El objetivo también era explicarles cuál es la situación del sector energético en general y de Naturgy en particular, cada vez más compleja por la transición ecológica que está haciendo la sociedad y, con ella, las empresas.

“El objetivo de dicho encuentro era analizar y compartir el complejo contexto economico y del sector energético en la actualidad, que debe ser tenido en cuenta en las negociaciones del convenio colectivo que regirá el siguiente periodo”, han explicado desde Naturgy.

Francisco Reynés explicó a los sindicatos que los cambios regulatorios y el coronavirus presentan dificultades para Naturgy

El entorno regulatorio también está cambiando el paradigma de las empresas eléctricas y gasistas. Sin ir más lejos, el recorte de la CNMC a la distribución de gas provocó que Nedgia, la filial de redes de Naturgy, mandara a casa a 300 empleados durante nueve meses. Se reincorporaron o recolocaron a finales de julio, pero la empresa mantiene congeladas las inversiones en nuevas infraestructuras.

Pero va mucho más allá. El cierre de las centrales térmicas, las de carbón, también supone un reto para las compañías en su negocio de generación de electricidad, y Naturgy puede presumir de hacerlo sin presentar ningún ERE ni conflictos con la plantilla. También los peajes energéticos se revisan y suelen recortar ingresos a las empresas.

Dentro de todo este ecosistema complejo, solo le faltaba a la antigua Gas Natural Fenosa y a sus competidoras la pandemia de coronavirus. El estado de alarma provocó una bajada de ingresos por el parón de la industria y otros sectores, lo que rebajó la factura energética. Algunos datos indican que se ha recuperado la demanda, pero no los precios, con el petróleo hundido.

Ante este golpe, tan inesperado como duro, Reynés explicó a los representantes de CCOO, UGT, USO y SIE que la compañía tiene que avanzar hacia una mayor digitalización para estar más preparada tecnológica y culturalmente para estas situaciones.

Naturgy se encamina a una larga negociación del convenio

Naturgy se encamina hacia la primera negociación de convenio en cinco años, pues el último firmado tenía esta vigencia, bastante larga. La compañía logró desligar las subidas salariales del IPC, lo que algunos años le ha beneficiado, porque las alzas pactadas, de entre el 0,7% y el 1,7%, en algunas ocasiones ha estado por encima de la inflación y en otras no.

Los sindicatos aceptaron estas mejoras por debajo del IPC previsto porque lograron la cláusula de empleo, que garantiza que la energética no hará ningún proceso de despidos masivos, como un ERE. Así ha sido, y las fuentes del comité de empresa consultadas lo valoran. Sí que se han ido marchando empleados en estos años, más de 1.000 solo en el primer semestre de 2020, pero siempre fueron salidas voluntarias, pactadas con el empleado.

El convenio vence en 2021 pero los sindicatos han querido iniciar las negociaciones con tiempo, sabiendo que será un proceso largo, para no verse presionados por las fechas de vencimiento. Su prioridad seguirá siendo el mantenimiento del empleo y el poder adquisitivo, aunque creen que Naturgy planteará seguir con las salidas voluntarias de empleados de más de 55 años.