Hermès pierde el control de su firma china

La firma de moda ha perdido la batalla legal por la propiedad intelectual de su marca traducida al chino

La casa de costura francesa, Hermès, ha resultado perdedora en la batalla legal por la propiedad de la marca Aimashi, la traducción fonética al chino de la maison francesa.

Desde 1977, la casa de costura está presente dentro del mercado asiático, cuando registró su marca como sociedad dedicada a la distribución de cuero, cosmética y accesorios de ropa en la Oficina de Marcas de la Administración Nacional de Industria y Comercio en China. Pero sólo lo hizo como Hermès y su traducción al latín.

Más tarde intentó registrar la interpretación al chino, pero se encontró con la sorpresa de que otra empresa ya lo había hecho antes. Se trata de la empresa Dafeng, instalada en la ciudad de Foshan (Guangdong, China) que obtuvo la traducción fonética de Hermès, Aimashi.

La empresa controlada por los herederos de Tierry Hermès y dirigida por Patrick Thomas, inició un proceso judicial para recuperar el control de su marca en China. Ahora el tribunal ha dado la razón a Dafeng.