La australiana Goodman ofrece invertir 550 millones en Nissan en mitad de la negociaciones con GWM

La inmobiliaria australiana podría sustituir a la automovilística china para la reindustrialización de la fábrica de Zona Franca, en Barcelona

El secretario general del Sindicato Independiente de trabajadores de Nissan se dirige a sus compañeros durante la concentración. EFE/Enric Fontcuberta

La inmobiliaria australiana Goodman ha planteado este viernes ante la Comisión de Reindustrialización de Nissan un proyecto reconvertir los terrenos de la automovilística en un gran polo logístico y de oficinas, que supondría una inversión de 550 millones de euros y generaría 3.200 empleos directos.

De esta manera, Goodman se suma así al proceso abierto por las Administraciones para hallar un proyecto alternativo que garantice la actividad en las plantas de Nissan tras el cese de actividad en Zona Franca, Montcada i Reixac y Sant Andreu de la Barca este mes de diciembre.

La prioridad para el Gobierno y la Generalitat sigue siendo el fabricante de coches chino Great Wall Motors (GWM). De hecho, las administraciones mandaron este martes una contrapropuesta incrementando la oferta de incentivos públicos como pedía la automovilística china con tal de convencer a GWM de invertir en la fábrica de Nissan tras echarse atrás la pasada semana.

La automovilística, por su parte, contestó que dará una respuesta “en los próximos días”. Mientras, la ministra Reyes Maroto y el conseller d’Empresa, Roger Torrent, presionan para poder fijar un encuentro que ayude a desbloquear una negociación que encalló la pasada semana.

Los trabajadores de Nissan en Barcelona se han concentrado este miércoles a las puertas del Consorci de la Zona Franca (CZFB). EFE/Enric Fontcuberta

En las últimas horas, han aparecido diversos proyectos que podrían instalarse tras enfriarse las negociaciones con Great Wall Motors. Ahora, Goodman irrumpe en esta puja con un proyecto “innovador” que nada tiene que ver con el sector de la automoción y que busca convertir los actuales terrenos de Nissan en la Zona Franca en plataformas logísticas modernas y próximas a la ciudad de Barcelona.

No obstante, ni a las administraciones ni a los propios trabajadores de Nissan les ha convencido la opción de que el relevo fuera una empresa logística porque consideran que el empleo que ofrecerá será más precarios. Las opciones prioritarias son empresas con proyectos industriales y, en este sentido, como plan B al fabricante chino de coches GWM aparece un “hub” de electromovilidad liderado por QEV Technologies.

El ‘plan B’ para Nissan Barcelona

Tras las dudas de la automovilística china, tanto Nissan como las instituciones y los trabajadores pidieron a KPMG que iniciase los contactos con otros inversores interesados en la instalación, como el fabricante de motos eléctricas Silence o el proyecto del hub de descarbonización. El calendario de la reindustrialización no varia, aseguran las voces consultadas, y la mesa confirma en cerrar el procedimiento antes de finalizar el año.

Además, KPMG presentó la propuesta de Tess Defense, un consorcio vinculado al Ministerio de Industria, para instalar en un centro de mantenimiento de tanques en la planta portuaria. “El proyecto está todavía verde”, explican fuentes vinculadas a la mesa. No cuenta tampoco con el apoyo de la Generalitat.

Sin embargo, desde el Ejecutivo han recordado que se trabaja sin descartar “ningún proyecto”, desde GWM hasta Silence, el Hub de descarbonización “u otros que también están interesados”, como es el último caso de la inmobiliaria australiana Goodman.