La caída de la lira turca abarata el asalto final de BBVA a Garanti

El banco que preside Carlos Torres pagará por la mitad de Garanti casi un 70% menos de lo que ha invertido en el otro 50% en los últimos 10 años

El presidente del BBVA, Carlos Torres, saluda al consejero delegado de la entidad bancaria, el turco Onur Genç. EFE

La caída de la lira turca ha abaratado el asalto final de BBVA en Turquía, donde quiere controlar el 100% de su filial. El banco que preside Carlos Torres quiere hacerse con el 50,15% de Garanti por 2.249 millones de euros, pero en los últimos 10 años ya ha adquirido la otra mitad (en tres compras distintas) por unos 7.000 millones

Es decir, comprará la otra mitad del banco pero un 70% más barato y la razón es la depreciación de la moneda turca. BBVA entró en Garanti Bank en 2011 comprando un 24,8% de su capital por unos 4.195 millones de euros. En concreto, se hizo con un 6,29% de Dogus Holdings y un 18,6% de General Electric. 

En 2015 se convirtió en el primer accionista de la entidad turca tras aumentar su participación hasta un 39,9%, para ello compró otro 14,89% a Dogus por 1.854 millones de euros.  La última adquisición la hizo en 2017, ahí se hizo con otro 9,95% de Dogus por 859 millones y dejó al grupo turco con solo un 0,05%. 

BBVA pasaba a controlar por tanto un 49,85% del capital de la entidad, lo mismo que tiene ahora. El último cambio llegó en 2019, cuando el banco cambió el nombre de Garanti Bank a Garanti-BBVA.

Ya este lunes anunciaba su intención de hacerse con el 50,05% restante –mediante una opa amistosa- por la que está dispuesta a pagar como máximo 2.249 millones de euros, lo que hará que el desembolso total en los últimos diez años por Garanti ascienda a algo más de 9.000 millones si todos los inversores aceptan la oferta. 

La compra se produce precisamente en un momento de fuerte caída en el valor de la lira turca, que roza mínimos históricos y se ha desplomado ya un 26% en su cambio frente al dólar en lo que va de año, aunque cae más de un 80% desde que BBVA entró como accionista en 2011.  

Las polémicas decisiones del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, han lastrado su cotización continuamente. El pasado mes de marzo, por ejemplo, decidió destituir por sorpresa al gobernador del banco central del país, Naci Agbal y durante el año ha tomado varias decisiones respecto a los tipos de interés. 

Así, en el primer trimestre se produjo un aumento de 200 puntos básicos con respecto al nivel de diciembre de 2020, durante el segundo trimestre de 2021 se mantuvieron sin cambios y en el tercer trimestre se produjo un recorte de 100 puntos básicos, hasta el 18%.  

La alta exposición de BBVA en Turquía siempre se ha mirado con recelo y recientemente el Banco de España advertía que el país otomano se enfrenta “a una serie de retos” macrofinancieros derivados de desequilibrios preexistentes, que se han agudizado con la crisis.  

El impacto de la caída de la lira “es cero”

Entre ellos, destacan una alta y persistente inflación, cuantiosas necesidades de financiación exterior en un contexto de elevado endeudamiento en moneda extranjera de las empresas no financieras, reservas internacionales de divisas reducidas, y una creciente dolarización de los depósitos bancarios. 

Al ser preguntado por esto el pasado mes de octubre durante la presentación de resultados, el consejero delegado, Onur Genc, aseguraba que el impacto en sus cuentas de la caída de la lira “es cero” porque “todo está cubierto”, en concreto el 65% de su resultado en Turquía.  

El CEO defendía que Garanti es “el mejor banco del país” y tiene “potencial a largo plazo”. Principalmente porque la media de edad es muy baja, de algo más de 30 años y además existe una cultura empresarial “fuerte”.  

Sede de Garanti BBVA.

Según los datos aportados este lunes por el banco, Garanti BBVA tiene el 20% de cuota de mercado en préstamos en liras turcas y del 19% en depósitos. Además, es el banco más grande del país en bolsa (unos 5.000 millones) y a cierre de septiembre contaba con 21.651 empleados y 1.007 oficinas. 

En 2017, tras la última compra de BBVA en Turquía, Garanti apenas tenía una cuota de mercado cercana al 12% en préstamos y depósitos. Aunque la plantilla era mayor (23.678 empleados), también la red de oficinas (1.131 oficinas) y la capitalización bursátil (más de 9.800 millones de euros). 

Turquía supone actualmente el tercer mercado para el grupo BBVA, aporta el 14% de sus beneficios, a cierre de septiembre concretamente 583 millones de euros, un 48,4% más que en el mismo período del año anterior. 

BBVA liquida los 8.000 millones que ganó en EEUU 

BBVA anunció hace justo un año la venta de su filial en Estados Unidos por 9.600 millones de euros, una operación que generó al grupo un exceso de capital de 8.000 millones. Tras intentar (sin éxito) comprar Banc Sabadell, la entidad ha decidido destinarlos en recomprar acciones, pagar el ERE en España y aumentar su participación en Turquía. 

En concreto, el banco ha anunciado una recompra de acciones de hasta el 10% de su capital, por un importe máximo de 3.500 millones de euros. Esta se ejecutará en varios tramos durante un período máximo de doce meses. El primero de ellos, de 1.500 millones de euros, comenzará tras el Investor Day, que se celebrará este jueves 18 noviembre.   

Asimismo, el banco también ha aprovechado este exceso de capital para pagar el coste del ERE, que asciende a 960 millones de euros y finalmente tiene previsto desembolsar casi 2.250 millones de euros en ampliar su tamaño en Turquía.