La Caixa espera al Gobierno para pronunciarse en la opa de IFM sobre Naturgy

El brazo inversor de 'La Caixa' tiene claro que debe ser el Ejecutivo quien se pronuncie antes en la operación

Isidro Fainé, presidente de la Fundación Bancaria La Caixa y Criteria. EFE

Isidro Fainé, presidente de La Caixa y Criteria. EFE

La Caixa quiere seguir meditando con calma la respuesta a la opa de IFM sobre Naturgy. Y, tras el primer formalismo de la CNMV, que ya ha admitido a trámite la operación, la pelota está cada vez más en el tejado del Gobierno, quien debe dar un o un no para que el resto de implicados en la operación puedan mover ficha.

Fuentes cercanas al grupo aseguran que su presidente, Isidro Fainé, no tienen ninguna prisa por decidir si vende su 24,8% de la energética, una participación menor o nada. Pero ahora que se está filtrando información desde Moncloa que asegura que el Gobierno sería desfavorable a la entrada del fondo australiano, Criteria ha aparcado el tema.

El sentimiento de Fainé es para qué va a darle vueltas si ni siquiera saben si Pedro Sánchez y el Consejo de Ministros van a darle esa oportunidad. El Ejecutivo no se ha pronunciado oficialmente, pero de momento ya se sabe que la ministra de industria, Reyes Maroto, se inhibirá de la decisión para no incurrir en un posible conflicto de intereses.

Es la única decisión que se ha tomado en firme en torno a la operación. El Ministerio de Industria no ha explicado todavía si ha recibido el registro formal de la opa, ni lo ha querido aclarar a preguntas de este medio. Las conversaciones con IFM, sin embargo, son informales pero constantes.

De momento, la idea del Gobierno de Pedro Sánchez solo la dejan entrever algunos ministros del Ejecutivo a través de declaraciones ambiguas. El de Transportes, José Luis Ábalos, fue el último en pronunciarse sobre esta posibilidad. “No será la primera vez que el Gobierno trata de preservar la españolidad de empresas estratégicas”, aseguró ante los medios de comunicación el pasado 10 de febrero.

Nadia Calviño, vicepresidenta económica del Gobierno. EFE

Antes que Ábalos se pronunció la vicepresidenta económica, Nadia Calviño. La también ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital afirmó que el Gobierno analizaría con “mucho cuidado, detenimiento y detalle” la opa del fondo australiano, porque Naturgy es una compañía de un sector “estratégico” con operaciones e infraestructuras “críticas” para España. Con todo, quiso remarcar como “signo positivo de confianza” el interés inversor sobre la compañía.

Fuentes gubernamentales admiten a este medio que el no sobrevuela Moncloa con muchas posibilidades de prosperar. Naturgy es estratégica, dos tercios de su capital quedaría en manos de fondos internacionales y Podemos se ha manifestado claramente en contra. Calviño podría situarse en el otro extremo, pero de momento, como hemos visto, ha sido ambigua.

La CNMV admite a trámite la opa (pero también espera al Gobierno)

La respuesta del Gobierno es fundamental para que el resto de implicados puedan empezar a mover ficha. El Ejecutivo debe decidir si utiliza o no el escudo anti-opa que creó con motivo del coronavirus y sus efectos sobre las cotizadas: un desplome bursátil sin precedentes.

El mecanismo, que busca proteger a este tipo de grandes corporaciones de ofertas oportunistas por parte de inversores extranjeros, ya sean europeos o extracomunitarios, da la posibilidad al Ejecutivo a negarse a la opa de IFM, pero tiene seis meses para pronunciarse.

De momento, solo la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha movido ficha, y ha sido con un mero formalismo. El regulador bursátil admitió a trámite la solicitud de autorización de opa de IFM el pasado viernes, pero recordó que dicha admisión “no supone pronunciamiento alguno sobre la resolución relativa a la autorización de la oferta”.

Solo con la respuesta positiva del Gobierno se pronunciará la CNMV, que en caso de pronunciarse favorablemente habilitará el periodo de aceptación de la opa. Este periodo no podrá ser inferior a 15 días naturales ni superior a 70. 

¿Venderá La Caixa?

La opa de IFM, como se encargan de recordar siempre fuentes cercanas al fondo australiano, no supone una toma de control mayoritaria sobre la compañía. La oferta va dirigida al 22,69% del capital y, además, supone una prima del 20% sobre la cotización Naturgy en el momento del anuncio.

A partir de ahí, La Caixa, a quien IFM ha invitado a quedarse juntos en el capital y no vender, debe decidir qué hace. De desprenderse de su participación en Naturgy (24,79%), se embolsará más de 5.000 millones de euros, pero también perderá al gran financiador de la obra social de la Fundación Bancaria La Caixa.

Hay que apuntar que el dinero que cobraría Criteria equivaldría a 15 años de dividendos de Naturgy y cerca de diez años de obra social. Sin embargo, a largo plazo la venta supondría la pérdida de una fuente de ingresos estable, además de muy potente.