Patrocinado por

La plantilla de El Corte Inglés denuncia amenazas para acogerse al ERE

A falta de una semana para cerrarse el plazo, el 54% de los 3.292 despidos previstos por la empresa ya están solicitados por trabajadores voluntarios

Cartel pegado en el suelo del ascensor de un centro comercial de El Corte Inglés en Las Palmas de Gran Canaria. EFE/ Elvira Urquijo A.

“El director nos reunió a los once del departamento y nos dijo que sobrábamos dos, que podríamos ofrecernos voluntarios o que iba a haber que decidir”. Testimonios como este se han convertido en habituales a lo largo de las últimas semanas en las oficinas de El Corte Inglés en la madrileña calle Hermosilla. El expediente de regulación de empleo (ERE) presentado por la compañía debe llenarse a través de bajas voluntarias, pero los grandes almacenes ya elaboraron su propia lista a falta de candidatos.

La presión fue tal que incluso el sindicato Comisiones Obreras (minoritario) emitió una nota: “la plantilla no necesita de amenazas ni coacciones para apuntarse de forma voluntaria”, advertía la formación en un comunicado. Desde que a finales de marzo se aprobó el ajuste, las reuniones se suceden en la sede central de la compañía. “Se han elaborado lista a los que presionar”, explica una fuente a Economía Digital.

Las coacciones, o recomendaciones según algunos, varían según el talante del departamento en cuestión. Desde “sobra uno de los nueve que sois” a “espero que solicites tu salida voluntaria” o incluso “ya te irás como forzoso”.

Según las distintas voces consultadas, la empresa tomó dos caminos para sugerir a sus trabajadores que se acogieran al ERE. El primero: los diferentes directores de departamento reunieron a los menores de 50 años del equipo –los que se pueden acoger al plan de despidos—para comunicarles el volumen de personal sobrante en la división. Este medio tiene constancia de, al menos, tres reuniones en las últimas semanas.

“Si te niegas, podrías entrar en los despidos forzosos y te irías con mucho menos dinero”, se ha advertido a trabajadores

El otro método ya involucró al departamento de recursos humanos. Otras voces señalan que los gerentes elaboraron una lista de trabajadores que eran candidatos a salir. La división de personal se puso en contacto con ellos explicándoles las bondades del ajuste y las posibilidades de recolocación. No obstante, siempre con un arma bajo la mano: “si te niegas, podrías entrar en los despidos forzosos y te irías con mucho menos dinero”.

Según hizo público el comité de empresa el lunes, los empleados adscritos al ERE en el periodo de solicitudes voluntarias ya alcanzan el 54% de los 3.292 previstos. A falta de 10 días para que finalice el plazo, se espera un acelerón final de adscripciones a lo largo de la próxima semana.

El Corte Inglés tiene un comodín

Pero más allá de la amenaza de llenar el ERE con despidos forzosos, El Corte Inglés cuenta con un as bajo la manga a la hora de ejercer presión sobre los empleados que rechacen la propuesta. En el acuerdo del despido colectivo, la compañía logró incluir una cláusula para trasladar o cambiar de funciones a sus asalariados a cambio de un único pago de 5.000 euros.

Como avanzó este medio, la organización que preside Marta Álvarez podrá, hasta el 28 de febrero de 2022, “adoptar medidas de cambio de puesto y destino, con o sin movilidad geográfica, y de modificación sustancial de trabajo de las personas trabajadores” por los efectos del ERE.

“En caso de que el cambio de destino implique movilidad geográfica, porque entre el centro de trabajo de origen y el de destino la distancia sea superior a 100 kilómetros y la persona cambie efectivamente de residencia, la empresa compensará al trabajador con un pago de 5.000 euros”, añade.

Las condiciones del ERE de El Corte Inglés

A finales de marzo, El Corte Inglés selló con los sindicatos el expediente de regulación de empleo (ERE) que presentó la última semana de febrero. Tras varias reuniones, la compañía aceptó las demandas de los sindicatos y elevó la oferta hasta los 33 días por año trabajado hasta un máximo de 24 mensualidades. La cifra final de empleados que la compañía pretende afectar es de 3.292.

La empresa también admitió elevar el pago de las primas a aquellos que se acojan voluntariamente al plan. Los que hayan trabajado entre 5 y 10 años en la empresa recibirán el 5% de su salario bruto. La cifra subirá hasta el 10% para los que tengan entre 10 y 15 años de antigüedad y al 20% para los que superen los 15 años en la firma.

Otra de las metas alcanzadas por los representantes de la plantilla es que se pueda adscribir al ERE todo el personal; no solo el de los centros y áreas afectadas por la restructuración. Además, El Corte Inglés contratará a LHH y Manpower para que dirijan el plan de recolocación de plantilla. Aseguran más del 85% de éxito.