La reindustrialización de Nissan entra en su fase decisiva con cuatro empresas sobre la mesa

Factoría de Nissan en la Zona Franca de Barcelona. EFE

KPMG ya tiene cuatro proyectos avanzados que presentar a la mesa para reindustrializar la fábrica de Nissan en Barcelona. La consultora negocia con la belga Punch, la española Silence, el hub de descarbonización y un fabricante asiático, con los que las conversaciones ya están avanzadas. Y este mes de septiembre se debe seleccionar a los finalistas que llevará a la mesa formada con las administraciones y la compañía.

El calendario de la mesa conformada por Nissan, la Generalitat, el Gobierno y los sindicatos fija este septiembre como el mes clave para seleccionar a los finalistas que opten a quedarse con la fábrica barcelonesa una vez la automovilística japonesa la abandona. La salida está prevista para el mes de diciembre, pero ya se antoja como una quimera que se produzca un relevo sin que la instalación esté cerrada durante meses.

Fuentes sindicales explicaron a Economía Digital que, en una reunión mantenida este martes, se les comunicó que los proyectos mejor estructurados hoy son “el hub de descarbonización, la propuesta de Punch, la de Silence y el de una empresa asiática que aportó nuevos datos y podría tener nuevos avances en las próximas semanas”. Quedó rezagada la iniciativa de otro fabricante asiático que estaba sobre la mesa.

Por otra parte señalaron que se está en conversaciones para la entrada de un nuevo inversor industrial para la planta satélite de Montcada (Barcelona).

De este modo, en la próxima reunión de la mesa se deberían abrir ya las carpetas con los nombres de todos los interesados. Por ello, las voces consultadas sospechan que la fecha del encuentro se está retrasando para cerrar los últimos detalles a presentar a los diferentes actores de la mesa.

Las ofertas vinculantes para reindustrializar Nissan Barcelona deben presentarse en semanas

Una vez concretados los detalles, el póker de inversores deberá presentar las ofertas vinculantes en las próximas semanas antes de sentarse a negociar el contrato final que la totalidad de integrantes de la mesa de reindustrialización.

Punch se presenta en sociedad

La reunión entre KPMG y los sindicatos coincidió con la presentación en sociedad del grupo industrial Punch. El conglomerado belga señaló este martes que pretende fabrican hasta 46.000 vehículos en 2025 y elevar la cifra a los 75.600 coches hasta 2030. La firma aseguró que quiere sumar tecnologías como la diésel y la de hidrógeno y garantizó que mantendrá la totalidad de la plantilla.

Este es el escenario que dibujaron los principales directivos del grupo en una conferencia de prensa en Barcelona, en la que presentaron el prototipo de furgoneta impulsada con hidrógeno caliente que pretende ensamblar en Barcelona, junto con otros vehículos comerciales ligeros con tecnología de baterías.

La propuesta que Punch ya llevó a la comisión de reindustrialización de Nissan -en la que están representados el Gobierno, el Govern  y los sindicatos- prevé una inversión de 650 millones de euros hasta el 2027, de los que 80 servirían para construir una nueva planta de pintura.

Los planes de la compañía que quiere dar el salto a la fabricación de vehículos son producir furgonetas diésel a partir de 2023 y pasar luego a los motores de hidrógeno, además de ensamblar eléctricos para el reparto como furgonetas.

Carles Huguet