La subida del gas y de la luz impulsará el beneficio de Naturgy

Los analistas prevén que la energética vuelva a beneficios prepandemia gracias al crecimiento de los márgenes

o Reynes, presidente de Naturgy./ EFE

Francisco Reynes, presidente de Naturgy./ EFE

Naturgy será, este próximo miércoles, la tercera de las grandes eléctricas españolas en presentar sus resultados del tercer trimestre, el del precio récord de la luz. Los analistas esperan que, como Iberdrola y Endesa, mejore sus beneficios de esos tres meses, de julio a septiembre, aunque con sus peculiaridades, pues Naturgy es la tercera eléctrica, pero la primera gasística del país.

Las previsiones de Bloomberg estiman que la compañía que preside Francisco Reynés obtuvo un beneficio neto ajustable de cerca de 300 millones de euros en los meses de verano, un 45% más que en el mismo periodo del año pasado. Si aciertan, y no se quedan cortos como con Endesa e Iberdrola, volverían a las cifras prepandemia del tercer trimestre de 2019.

Los ingresos crecieron, según las previsiones, un 4%, hasta los 4.165 millones, mientras que el ebitda subió cerca del 6%, hasta los 957 millones. Por tanto, mejoraron menos que las ganancias, lo que indica que los márgenes crecieron. Bloomberg calcula que el margen de beneficio ascendió al 7,2%, superior al tercer trimestre de los dos últimos años.

Las previsiones no desglosan el resultado por negocios, pero la tendencia de la primera mitad de año indica que la cotizada controlada por La Caixa y los fondos GIP y CVC se benefició de la subida del precio de la luz y, sobre todo, de la del gas, pues Naturgy es el principal importador y distribuidor de gas, cuyo encarecimiento ha provocado en parte el récord en la factura eléctrica.

La subida del gas ya benefició a Naturgy en el primer semestre

En el informe financiero del primer semestre, al final del cual ya había arrancado la escalada del precio de la luz, así como la del gas, que se inició en abril, ya explica que la mejora de los resultados se explica por esos encarecimientos. Ingresó 9.125 millones, un 17,3% más gracias a “la mayor demanda y precios de energía, con un impacto positivo en las actividades de gestión de la energía y comercialización”.

El ebitda en el negocio de la comercialización de gas se le disparó un 25%, y como admite, es gracias a la subida del precio y a la mejora de las ventas a la industria. En la generación eléctrica, pese a que su capacidad instalada es bastante inferior a la de Iberdrola y Endesa, también salió ganando con la subida de la luz.

Naturgy ya explicó su mejora del beneficio del primer semestre por la subida del precio del gas, aunque le perjudicó en algún negocio

Así fue en la primera mitad del año a pesar de que el gran ascenso acababa de empezar y el precio medio del MWh, según los datos de la compañía, fue de 58,6 euros, mayor que en los anteriores semestres pero bajo comparado con lo que iba a venir, con semanas por encima de los 200 euros y llegando a rozar los 300.

Naturgy tiene unos 12.000 MWh instalados en España, de los que más de la mitad son de centrales de ciclo combinado, es decir, que usan gas para producir energía. Estas son las que menos se han beneficiado del récord de la luz, pues sus costes también han aumentado por la subida del gas. Pero el resto, hidroeléctrica y eólica principalmente, sí que con toda probabilidad habrán sido una fuente importante de beneficios.

En cambio, hay algún negocio en el que puede salir perdiendo. Por ejemplo, como recoge también en su informe de la primera mitad de año, el negocio internacional de GNL (gas natural licuado) redujo sus beneficios a casi la mitad por la subida del gas, que no pudo repercutir a sus clientes porque se trataba de pedidos ya realizados con un precio cerrado.

Naturgy ha sido, de las grandes eléctricas españolas, la que ha mantenido un perfil más discreto en la batalla contra el Gobierno para que no les recortara el beneficio, como finalmente sucedió. Francisco Reynés se ha echado a un lado mientras Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, que es el que tiene mayores intereses, y las patronales actuaban.

Las batallas de Naturgy: IFM y el gasoducto de Magreb

Con otros problema ha tenido que lidiar la antigua Gas Natural Fenosa. Además de estar pendiente de la entrada del fondo australiano IFM en su capital y de los cambios que pueda conllevar –de momento, no ha pedido su consejero y GIP e Isidre Fainé han despejado los rumores de acuerdo de los fondos para dar un vuelco a la compañía–, vio hace menos de una semana como perdía uno de los gasoductos con los que traía gas a España.

Argelia anunció que cortaría el gasoducto de Magrev, y así lo hizo el 1 de noviembre, cuando terminaba el contrato, por los problemas diplomáticos con Marruecos, que en los últimos días, además, han subido de tono. El tubo parte de Argelia y pasa por Marruecos para entrar a la Península Ibérica por el sur.

Naturgy y el resto de eléctricas, con intermediación del Gobierno, han garantizado el suministro gracias al acuerdo para ampliar el otro gasoducto que va de Argelia a España, el de Medgaz, y a que las compañías han contratado barcos metaneros para traer el gas por vía marítima y almacenarlo en las plantas regasificadoras, que están en máximos.

Pero traer el gas en metanero en vez de que vaya por el gasoducto es mucho más caro, pues además del coste de fletar el barco, hay que pasar el gas a estado líquido para que ocupe menos espacio y se pueda transportar y almacenar una cantidad mucho mayor. Este encarecimiento no siempre se puede repercutir en el precio. Veremos si afecta a las cuentas de Naturgy ya en el tercer trimestre.