Las tecnológicas apuestan por el MWC ‘virtual’ ante las dudas por la pandemia

Más allá de Ericsson, otras compañías extranjeras mueven ficha. La previsión: menos 'stands' y menos delegaciones de grandes empresas que vayan presencialmente a Barcelona

Faltan tres meses para la celebración del Mobile World Congress (MWC) en Barcelona, pero las dudas sobre si vale la pena celebrar la feria tecnológica no solo han aparecido, sino que crecen a cada día que pasa. Ericsson se ha bajado del barco y muchos participantes expresan sus dudas en público y privado sobre la posibilidad de que el certamen de 2021 termine como el de 2020.

Ante una situación así, muchas compañías explican que están priorizando asistir al MWC de manera virtual, sobre todo después de que la propia organización de la GSMA haya abierto la puerta a esta posibilidad. La medida paliativa, sin embargo, no evitará que la feria de este año registre una caída en la recaudación y, sobre todo, en el número de participantes.

Por ejemplo, desde el gigante alemán Deutsche Telekom (DT), que el pasado año dijo no al MWC antes de que se cancelara oficialmente, explican que para este año apuestan por “eventos híbridos”.

En el pasado, dicen, “ya hemos transmitido en vivo gran parte de nuestras actividades en el stand del MWC. Este año, estamos monitoreando continuamente la situación pandémica global y luego decidiremos a corto plazo cómo participaremos”.

En el mismo sentido se pronuncia un portavoz de KPN, la principal empresa de telecomunicaciones de Holanda. Afirma que “el MWC es un evento importante de la industria y estamos estudiando formas en las que, dependiendo de la situación de Covid-19 en ese momento, puedan asistir, ya sea en persona o virtualmente”.

Imagen del MWC de 2019
Un hombre hace una foto a un robot en el MWC.

“En los últimos años nuestra delegación se limitó a unas 10 personas y no tenemos stand ni hemos tenido uno desde hace algunos años”, añaden desde KPN.

El mayor sentimiento entre los potenciales participantes es el de la duda. En Nokia, otro de los grandes expositores de la feria, explican que siguen evaluando el plan de higiene y seguridad del MWC, que fue presentado el pasado lunes. Pese a que su presidente Pekka Lundmark tiene agendada una keynote para el evento, la compañía no confirma si pisará Barcelona.

Nokia evalúa desde este lunes el plan de higiene y seguridad contra el coronavirus del MWC

De entre todas las compañías consultadas, únicamente la estadounidense AT&T ha señalado estar convencida de ir presencialmente a este MWC, pero siempre supeditando la situación a la evolución de los contagios.

Otras firmas estadounidenses, como Amazon y Facebook, declinaron hacer comentarios a preguntas que este medio formuló a sus portavoces en España. En el sector se habla de que este tipo de compañías, cuya presencia en el MWC no es de vital importancia, podrían ser las siguientes en pronunciarse. De hecho, ambas tecnológicas no dudaron en cancelar su asistencia en 2020.

El papel de las ‘telecos’ españolas

Entre los participantes españoles del próximo Mobile World Congress destaca el papel de las empresas de telecomunicaciones. En este sentido, las miradas se fijan principalmente entre Telefónica y Orange.

Las fuentes consultadas explican que ni una ni otra compañía tienen previsto pronunciarse sobre una hipotética cancelación pese a que la situación epidemiológica empeore durante los próximos meses.

José María Álvarez – Pallete, presidente de Telefónica, en una de sus ponencias durante el MWC.

La compañía española no se pronunciaría por sus buenas relaciones con la administración y porque siempre ha apoyado que el evento se debe celebrar en Barcelona; la firma francesa tampoco hablaría públicamente porque su consejero delegado, Stephane Richard, tiene la presidencia de la asociación de la propia GSMA, lo que sería poco estético.

Ambas telecos optarían por emplazar a los organizadores, desde la GSMA hasta el propio Gobierno, a salir al paso. Sería una situación muy similar a la del pasado año, cuando los organizadores no tuvieron otra salida que cancelar la feria.

Otras fuentes de las operadoras en España hablan más abiertamente en privado. Consideran que la celebración del MWC de manera presencial, algo en lo que se han empeñado los organizadores, va contra el sentido común, sobre todo teniendo en cuenta las restricciones a la movilidad que todavía existen.

Ericsson abre la puerta a más cancelaciones

El no de Ericsson al MWC es la primera y gran cancelación del Moble World Congress. La firma sueca no es un asistente más, sino un gran expositor que contaba con gran parte de superficie contratada en Barcelona para presentar sus novedades.

Fuentes oficiales afirmaron que “en vista de los continuos efectos de la Covid-19 y teniendo en cuenta que nuestra principal responsabilidad es la salud y bienestar de nuestra gente, hemos decidido no participar en el MWC 2021”.

La decisión tuvo réplica. “Somos conscientes de que no será posible para todo el mundo participar en el MWC Barcelona 2021”, admitieron horas más tardes desde GSMA, en un comunicado en el que afirmaban que respetaban la decisión de Ericsson.

La situación ha resucitado los fantasmas de 2020. Ericsson fue una de las compañías que canceló su asistencia en 2020, cuando nadie pensaría en el alcance real del coronavirus. Lo que sucedió después ya lo sabe todo el mundo. A la compañía de redes le siguieron tecnológicas de Europa y Estados Unidos, principalmente, dejando a las firmas chinas como Huawei como las únicas interesadas en que el evento continuara contra viento y marea.