Ericsson dice ‘no’ al Mobile 2021 y abre la puerta a una cascada de cancelaciones

La compañía sueca, al igual que en 2020, no asistirá a la feria tecnológica

Saltan las primeras alarmas en el Mobile World Congress (MWC). La gran feria tecnológica acaba de recibir la noticia de que Ericsson tampoco asistirá este año. Se trata de la segunda cancelación consecutiva del fabricante sueco de redes, pues tampoco asistió en 2020, año en el que se canceló el certamen meses antes del estallido de la crisis sanitaria del coronavirus.

La respuesta de Ericsson llega tras la presentación de las medidas de seguridad del Mobile para esta edición, en la que se vigila de reojo la evolución de los contagios por coronavirus en España. Una de las medidas para controlar a sus asistentes será pedir test negativos cada 72 horas a todo aquel que acceda al evento.

“En vista de los continuos impactos de la covid-19 y nuestra consideración principal hacia nuestra gente, su salud y bienestar, hemos decidido no participar en el MWC 2021″, ha dicho en un primer momento Ericsson.

La compañía reitera que su decisión “refleja nuestro enfoque de precaución para manejar la pandemia desde la perspectiva de las personas y los viajes mientras los programas de vacunación se implementan en todo el mundo”.

La previsión es realizar el MWC a finales del mes de junio (del 28 de junio al 1 de julio), momento en el que el calendario de vacunación habrá avanzado. Los organizadores explicaron recientemente que esperan recibir este año entre 45 y 50.000 visitantes, la mitad que en las últimas citas.

¿Nueva cascada de cancelaciones?

John Hoffman, consejero delegado de la empresa organizadora del Mobile, GSMA, volvió a confirmar ayer, 8 de marzo, a EFE que “absolutamente” el congreso se realizará en Barcelona en las fechas previstas.

La GSMA, no obstante, todavía recuerda como el evento se canceló el pasado año de la noche a la mañana tras la presión de grandes asistentes, que fueron dimitiendo en cascada hasta hacer imposible la celebración del evento.

Así, el 12 de febrero de 2020, cuando apenas quedaba un mes para que se instaurara el estado de alarma en España y nada hacía pensar en una crisis sanitaria como la vivida, las alarmas empezaron a saltar en el MWC.

Una de las renuncias más importantes fue la de LG. También saltaron del barco empresas de telecomunicaciones de la talla de Deutsche Telekom y BT. Todas ellas representaban a la parte de la industria que más poder de decisión tiene en este evento.

Las tres compañías mencionadas terminaron formando parte de un extenso listado de empresas que dijeron no a Hoffman y a la GSMA: Amazon, Sony, NTT Docomo, Intel, Telnet, Facebook, Cisco, Rakuten y Nokia, entre muchos otros.