La pandemia hace un agujero a las televisiones de 214M en el confinamiento

Los datos de la CNMC revelan una caída histórica en los ingresos publicitarios para la pequeña pantalla, ya sea en abierto o de pago

Los ingresos derivados de la publicidad en televisión alcanzaron los 260 millones de euros durante el segundo trimestre de 2020, registrando una caída histórica en el restroces del negocio respecto al mismo periodo del año anterior. 

La marcha atrás se explica por el estado de alarma decretado en España ante la crisis del coronavirus, que provocó una parálisis de las inversiones de los anunciantes por la situación de incertidumbre.

Así, siguiendo los datos estadísticos de la CNMC actualizados este jueves, los ingresos publicitarios por televisión se redujeron en aproximadamente 214 millones entre el segundo trimestre de 2019, cuando la facturación alcanzó los 474 millones de euros, y el de este año, marcado por el confinamiento de mitades de marzo, abril y mayo. 

Las consecuencias han sido nefastas. Las grandes televisiones, tanto en España como en el resto de Europa, han tenido que hacer sacrificios y han pasado la tijera. El recorte ha afectado tanto a la plantilla de los altos directivos, de las estrellas de la pequeña pantalla y de sus accionistas, que no podrán recibir este año dividendos.

Sobre cómo varió la cuota de los principales grupos de comunicación, las grandes televisiones de Mediaset y Atresmedia concentraron el 80% de los ingresos de publicidad en televisión. 

El pago retrocede en abonados e ingresos

Por lo que respecta a la televisión de pago, el segundo trimestre de 2020 reflejó que la facturación de este grupo de canales, entre los que está Movistar+, registró retrocesos prácticamente en todos los medios de transmisión.

La tele de pago por IP (transmitida por las redes xDSL o FTTH) facturó 375 millones de euros, un 10% menos que en el año anterior, y se mantuvo como la tecnología con mayores ingresos. En segundo lugar, se situó́ la televisión que emite por satélite, con 70 millones y un retroceso del 29%. Por último, la televisión por cable, que facturó 34 millones y se anotó una disminución del 20%

El consumo crece

Pese a que los anunciantes dieron la espalda a las televisiones, la audiencia tomó el sentido opuesto. El consumo durante el segundo trimestre, que coincidió con los meses de confinamiento, aumentó a 246 minutos por persona y día (4 horas y 6 minutos).

Estos datos reflejan un aumento de 15 minutos por espectador/día con respecto al trimestre anterior y de 39 minutos con respecto al mismo trimestre de 2019.

Los canales más vistos, según los datos recopilados por el regulador del mercado, fueron Telecinco, Antena 3 y La 1, con unas audiencias del 15,1%, el 10,9% y el 9,1%, respectivamente. Por grupos, Mediaset y Atresmedia fueron los líderes  — es una clasificación que permanece invariable desde hace años — , con 29,2 y 25,9 puntos de cuota de audiencia en el trimestre, respectivamente.