Prisa, Vocento y Unidad Editorial acuden a la CEOE para pescar fondos europeos

Los representantes de los grandes medios trabajan con la patronal para canalizar las ayudas

Los fondos europeos serán una gran oportunidad para que los medios de comunicación pesquen ayudas de la Unión Europea y puedan reconstruir un sector golpeado por la pandemia. El coronavirus ha hundido los niveles de inversión publicitaria y los grandes grupos editoriales han tenido que achicar agua, primero con Expedientes de Regulación Temporal de Empleo y más tarde con procesos de despidos colectivos. Ahora, los grandes grupos como Vocento, Prisa y Unidad Editorial se han plegado a la CEOE en busca del maná europeo.

Así lo confirman distintas fuentes consultadas, que concretan que en las últimas semanas ya se han producido varias reuniones entre los principales grupos del país y la patronal con este objetivo. Los portavoces oficiales de estos grupos no quisieron hacer comentarios.

Del lado de los medios, las compañías están siendo representadas y acompañadas por la AMI, la gran organización que acoge a otro largo listado de propietarios de cabeceras, entre periódicos y revistas. El presidente de esta organización, Antonio Fernández-Galiano, es también el presidente de Unidad Editorial, propietario de El Mundo, Expansión y Marca, entre otros.

El papel de la CEOE está siendo fundamental para la obtención de ayudas. La patronal dirigida por Antonio Garamendi ha abierto una plataforma en la que ofrece información completa y actualizada sobre los fondos europeos y su aplicación en España, para así aglutinar y dinamizar las potenciales demandas empresariales.

CEOE ha puesto en marcha una oficina de apoyo a proyectos europeos para empresas españolas

En paralelo, la organización empresarial ha activado también la Oficina Técnica de Apoyo para Proyectos Europeos, en colaboración con la consultora PwC.

Los primeros pasos se dieron hace meses y se hicieron públicos. La patronal publicó en diciembre un documento marco para las iniciativas que las empresas españolas necesitaban presentar para postularse a los fondos europeos.

La prensa es una de las industrias mencionadas en este documento. CEOE destaca en él la necesidad de fortalecer “la pluralidad”, “la libertad de expresión” y “el debate democrático” en los medios, pero no entra al detalle en los proyectos que se están elaborando.

Y es que aunque todos los implicados trabajan a contrarreloj, todavía queda por concretar qué tipo de ayudas son las idóneas y, sobre todo, qué inversión solicitarán. De momento, Europa ha puesto sobre la mesa varios programas para la industria de los medios de comunicación.

Uno va dirigido al conjunto del sector audiovisual y otro al de los medio de comunicación con una finalidad puramente informativa. Al respecto de este último proyecto, que se ha bautizado como News, se contemplan inversiones y préstamos con condiciones ventajosas.

La reconstrucción y supervivencia del sector, según la Comisión Europea, es necesaria por lo que representa. “Los medios de comunicación contribuyen al crecimiento y a la creación de puestos de trabajo; su cifra de negocios total supera el 3 % del PIB”, afirma en su texto.

Otro de los objetivos de estos planes es poder combatir la desinformación a través de la alfabetización mediática, cuya importancia para la Comisión Europea es “crucial para capacitar a los ciudadanos en el entorno actual”.

El golpe del coronavirus a los medios de comunicación

Los fondos europeos serán un balón de oxígeno para la situación económica de los medios de comunicación, que durante la pandemia han sufrido una caída de la publicidad  — todavía la vía principal de ingresos de la mayoría de ellos —  sin precedentes, pese a la enorme cobertura mediática de la pandemia y los buenos resultados de audiencia cosechados en internet.

Los datos de Infoadex hablan por sí mismos. La consultora de referencia que toma el pulso al mercado publicitario destacó que en mayo, un mes todavía marcado por el confinamiento, la inversión de los anunciantes alcanzó los 285,3 millones de euros, un 51,3% menos que en el periodo equivalente del año anterior.

La cifra de la caída fue todavía mayor en divisiones como revistas ( -73,8%) y diarios (-52,7%). Ambos grupos sumaron a este mal dato otro aspecto negativo que las ediciones de papel siguen sufriendo cada año: el lento pero constante retroceso en las ventas de ejemplares.

Así, tras la primera ola, en la que los medios de comunicación no dejaron parada la maquinaria al ser considerados un servicio esencial, llegaron los ajustes. Tanto los grupos mencionados como otros de la talla de Godó (La Vanguardia), Henneo (El Heraldo de Aragón) y Prensa Ibérica (El Periódico de Catalunya y Levante-EMV, entre otros) llevaron a cabo ERTE en sus principales cabeceras.

Los principales medios han llevado a cabo ERTE y despidos en sus redacciones con motivo de la pandemia

Los últimos recortes se han producido en la recta final de 2020 y no han sido medidas temporales, sino definitivas. Los ERTE han pasado a ser ERE y las plantillas de los principales medios impresos han seguido adelgazando, sobre todo en delegaciones territoriales.

Por ejemplo, la delegación de El Mundo ha desaparecido en provincias como Alicante, si bien otras han quedado reducidas a un par de redactores. Vocento, editor de ABC y El Correo, también ha realizado despidos en cabeceras regionales como el diario Hoy, de Extremadura, así como en la revista Hoy Corazón.

A falta de conocer los resultados económicos a cierre de 2020, los principales grupos ya han revelado algunos de sus datos hasta el tercer trimestre. Vocento aumentó sus pérdidas y alcanzó números rojos por valor de 14 millones de euros. Las pérdidas de Prisa superaron los 200 millones de euros. En el caso de Unidad Editorial, su propietario RCS Mediagroup aportó datos de ingresos. Se anotó un retroceso del 19,7% (facturó 56,2 millones) respecto al mismo periodo del año anterior.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.