Renault pone cuatro adjudicaciones sobre la mesa para firmar la paz con los sindicatos

La dirección de la automovilística en España llega a un preacuerdo con la plantilla, que implicará la congelación salarial entre 2021 y 2024

Tras varios meses de negociaciones, Renault y la plantilla llegaron el martes por la noche a un preacuerdo para el convenio colectivo del periodo 2021-2024. El pacto, que debe ser rubricado por la plantilla, contempla la congelación salarial de los trabajadores durante varios ejercicios. Solo entrará en vigor si la firma gala cumple con las adjudicaciones prometidas: cuatro nuevos vehículos y una caja de cambios para su red de fábricas españolas.

“Se trata de un acuerdo aceptable para la época que nos ha tocado vivir”, valoraron fuentes sindicales en declaraciones a Europa Press. En el lado positivo: arrancaron el compromiso para la creación de 1.000 empleos indefinidos y el mantenimiento de la jornada laboral a cambio de nuevas medidas de flexibilidad.

El pacto deberá ahora ser rubricado por la plantilla. Una vez sellado, la dirección local, encabezada por José Vicente de los Mozos, deberá cumplir con lo prometido: los cuatros automóviles que pedirá a Luca De Meo, consejero delegado de Renault, que le adjudique.

La firma gala se comprometió con la plantilla a la adjudicación de tres nuevos coches para la planta de Palencia y uno para Valladolid. Todos contarán con motorizaciones híbridas. Además, la cúpula de Renault España también pedirá a París una nueva familia de motores electrificados para la fábrica de Sevilla.

Todavía es pronto para ensamblar eléctricos en España para Renault, que concentrará su producción en Francia, explicó De Meo. Sin embargo, entrar de lleno en el terreno de la hibridación supondría un primer paso en el caso de que las ventas de eléctricos despeguen y el conglomerado galo decida expandirlos al resto de fábricas europeas.

Renault da casi por seguras las adjudicaciones

La plantilla da por sentado que las promesas realizadas por De los Mozos se van a cumplir, visto el peso del dirigente dentro del grupo. Ya director de producción del grupo, De Meo lo nombró en enero presidente ejecutivo de Renault España frente a la posición institucional que tenía hasta el momento.

El directivo italiano ya avaló las palabras de De los Mozos, sin entrar en el campo concreto de las adjudicaciones. “El nuevo plan estratégico es bueno para España, tenemos ideas para traer productos a las plantas”, señaló en la presentación de Renaulution.

El ejecutivo destacó las dos plantas españolas como “una fortaleza dentro del mundo de Renault”. Junto con las instalaciones ubicadas en MarruecosTurquía y Rumanía deben servir como base del nuevo proyecto de la marca francesa. “Tienen capacidad para recibir muchos productos al haber muchos lanzamientos previstos bajo la plataforma localizada en España”, añadió.