Seat aspira a duplicar las ventas de Cupra en 2022

La automovilística española ya produce el Cupra Born, el primer eléctrico puro de la marca, en la planta que Volkswagen tiene en Zwickau (Alemania)

El presidente de Seat, Wayne Griffiths, durante la presentación de la ofensiva eléctrica de la compañía que ha realizado en el Automobile. EFE/Quique García

Seat hace años que se define como una empresa con dos marcas: la propia Seat y Cupra. En los últimos tiempos eso sí las principales novedades se concentran en Cupra, la enseña premium de la organización, el nombre escogido para desarrollar la electrificación en la compañía. El Cupra Formentor fue bien recibido por el mercado y el Cupra Born arrancó este septiembre su producción. Por ello, el objetivo interno de la dirección no es otro que duplicar las ventas en 2022.

El presidente de Seat, Wayne Griffiths, explicó este jueves en el salón Automobile de Barcelona que la previsión de la organización es multiplicar por dos las ventas de Cupra a lo largo del año que viene y conseguir que representen un tercio del total de la firma. El éxito comercial de la enseña es todavía modesto (50.000 unidades en lo que va de 2021), pero para 2022 se espera que el Formentor ya esté asentado y se cuente con la totalidad del año del Born en los concesionarios.

«Estamos orgullosos de que hoy Seat represente la electrificación en España», celebró el dirigente. Cupra es la apuesta para ello, por lo que el objetivo es alcanzar las 100.000 unidades el año que viene. Sobre la mesa está también duplicar los 1.300 millones de euros en ventas que ya representa la enseña. El dato ya es superior a los 1.000 millones que se habían fijado como meta antes de arrancar el ejercicio.

Según explicó el directivo en el pasado salón del automóvil de Múnich, Cupra será 100% eléctrica en 2030. En el camino, el Cupra Born será el primer automóvil totalmente limpio de la enseña. La vía recorrida hasta el momento es la hibridación: el 50% de las ventas del Cupra Formentor son híbridas enchufables.

A la espera de ver como se desarrolla en el mercado español, existen muchas esperanzas depositadas en el éxito comercial del Cupra Born «en los países con más incentivos a la compra de eléctricos». El nuevo modelo de la filial de Volkswagen AG –el grupo que engloba a Volkswagen, Audi, Seat, Skoda y Porsche— llevará a la firma a vender por primera vez en mercados como Australia.

Una vez consolidado el Cupra Born será el momento del Cupra Tavascan, el modelo más futurista de los presentados hasta el momento por la automovilística. El inicio de la producción será entre 2024 y 2025 y todavía no se ha comunicado el lugar en el que se ensamblará. No obstante, parece descartado que sea en la planta de Seat en Martorell (Barcelona).

El plan de Cupra acelera en 2025

La electrificación de Seat acelera en 2025. Para entonces está previsto que la fábrica de Martorell comience a producir su primer automóvil totalmente limpio. El elegido sería un coche pequeño similar al Cupra UrbanRebel presentado estas semanas y que se venderá bajo las marcas de Cupra, Volkswagen y Skoda.

No será con el nombre Seat. La clave de la apuesta es el margen de beneficios por coche, mucho mayor en la marca Cupra que en Seat. Rentabilizar un vehículo de la gama premium del grupo es mucho más sencillo que hacerlo con la gama tradicional. Y el retorno de la inversión es una de las exigencias que Volkswagen puso a la filial desde la ofensiva SUV, entre 2013 y 2018.

Para lanzar el proyecto –que va de la mano de una fábrica de baterías–, la dirección de la empresa está a la espera de la licitación del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) financiado con los fondos europeos Next Generation EU. El Gobierno ya dio los detalles del proyecto antes del verano y está previsto que la convocatoria se abra antes de que termine 2021.

Carles Huguet