Patrocinado por

Seat cierra tres días la fábrica de Martorell por la falta de microchips

La compañía ya suspendió turnos durante las últimas semanas y en enero se vio obligada a presentar un ERTE que duró hasta mayo

Dos operarios de la fábrica de Seat en Martorell trabajan en el montaje de un Seat Arona. Seat.

La escasez de semiconductores vuelve a golpear a Seat. El fabricante español se verá obligado a cerrar su planta en Martorell (Barcelona) durante tres jornadas de producción debido a la falta de microchips que azota a la industria de la automoción. Con Sant Joan como festivo el próximo jueves 24 de junio, la firma bajará la persiana los días 25, 28 y 29 de junio.

Según explicó a sus trabajadores la filial de Volkswagen AG –el conglomerado que también engloba a Volkswagen, Audi, Skoda y Porsche–, el cierre se producirá aplicando “medidas de flexibilidad interna”. No obstante, la organización dejó una advertencia a la plantilla: “estamos haciendo todo lo posible para reestablecer la producción, pero no se pueden descartar ajustes adicionales”.

Ya la semana pasada, un portavoz de la empresa admitía que no se descartaban nuevos ajustes de producción, a pesar de mostrarse optimista de cara al futuro. El fabricante espera una mejora de los suministros durante el segundo semestre, en línea con las previsiones del resto de la industria.

La empresa tuvo que optar por desconvocar turnos desde hace semanas. Hace dos semanas, los sindicatos explicaron que se programaba un cierre en las secciones de chapistería y pintura para el 17 de junio. La semana pasada, la línea de montaje del Audi A1 se sumó a la actividad afectada. La misma plataforma permanecerá sin funcionar hasta el mes de julio.

El sábado y el domingo las otras líneas fueron las afectadas. Las plataformas que ensamblan el Seat León, el Seat Ibiza y el Seat Arona suspendieron turnos durante el fin de semana para no generar un cuello de botella ante la falta de piezas.

Seat ya presentó un ERTE

Seat vuelve a sufrir así las consecuencias de la falta de microchips, que ya le obligó a presentar un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) en enero. El ajuste se levantó el 30 de mayo, un mes antes de lo previsto, debido a las buenas perspectivas del avance del negocio.

Según los cálculos de los sindicatos, Martorell dejó de producir hasta 24.000 vehículos por los despidos temporales y los parones realizados. Con los nuevos cierres, la factura será todavía mayor. Sin embargo, Seat siempre defendió que confía en recuperar el volumen perdido durante la segunda mitad del año.

Carles Huguet