Seat invertirá 5.000 millones hasta 2025

La automovilística quiere electrificar su gama de modelos, pero el Seat El Born, el primero de cero emisiones asignado, se venderá solo bajo la marca Cupra

Tras el revés de Nissan a la industria de la automoción española, Seat renueva su intención de invertir en el país. Tras gastar 3.300 millones entre 2015 y 2019, la automovilística invertirá hasta 5.000 millones de euros en “electrificar su gama de vehículos y en la fábrica de Martorell (Barcelona) y sus satélites en Barcelona“. Un programa de gasto diseñado antes del coronavirus que se mantendrá inalterado a pesar del “duro impacto” de la pandemia.

La filial de Volkswagen AG –el grupo que también engloba a Volkswagen, Audi, Porsche y Skoda— anunció este miércoles el proyecto en la recién estrenada Casa Seat, en Barcelona. Tras pedir el apoyo de las instituciones, tomó un compromiso con los presentes: “Nuestra intención es que Martorell fabrique automóviles eléctricos a partir de 2025, cuando el mercado haya crecido”.

El presidente en funciones Carsten Isensee señaló que la inversión se repartiría entre nuevos proyectos de I+D en el centro técnico de la firma para desarrollar modelos de cero emisiones y la adecuación de sus fábricas catalanas. “Es el nuevo reto de la organización después de afrontar la llegada de los SUV en 2015″, señaló.

Para ello, felicitó al Gobierno por el plan de apoyo de 3.750 millones de euros para la industria, una buena parte destinados al automóvil. “Nuestro objetivo es impulsar la transformación del sector, y para garantizar el futuro de la industria en el país necesitamos la colaboración de la administración. No podemos hacerlo solos, pero el programa presentado por el Ejecutivo va en la línea correcta.

El primer eléctrico de la empresa llegará al mercado bajo la marca Cupra

No fue una rendición a las bondades de Pedro Sánchez. Una de las claves del éxito del plan será la disponibilidad de baterías en Martorell, algo para lo que pidió el apoyo de las autoridades. “No vamos a pedir dinero a los gobiernos, pero evidentemente vamos a necesitar su colaboración para llevar a cabo el programa de inversiones”, zanjó el presidente.

A pesar de la declaración de intenciones, el futuro eléctrico de Seat no llegará hasta el medio plazo. El primer vehículo limpio de la marca, el Seat El-Born, será finalmente comercializado solamente bajo la marca Cupra, enfocada a un cliente de mayor nivel adquisitivo. “Son dos caras de la misma moneda”, se esforzó por remarcar el dirigente.

El coche fue diseñado en Barcelona, pero se fabricará en la planta de Volkswagen de Zwickau (Alemania) y saldrá al mercado en 2021. Antes llegará el momento del Cupra Formentor, que sí se ensamblará en Martorell –en la misma línea que el Seat León— y que se comenzará a producir el próximo mes de septiembre.

“Lo que es bueno para Cupra es bueno para Seat”, añadió el presidente de la filial, Wayne Griffiths. Además, reveló el motivo del cambio de enseña para El-Born: “Nos permitirá incrementar el margen comercial”. Así, para el año que viene la marca aspira a incrementar el 2% del volumen de ventas que representa en la actualidad.

El aterrizaje de Seat en Barcelona

Seat también dejó claro que el camino emprendido por Luca de Meo de acercar la marca a la ciudad de Barcelona no se abandonó con su marcha. A la espera de clarificar la duración del mandato de Isensee, la firma presentó a mediados de junio la Casa Seat, en lo alto del Paseo de Gracia, que se convertirá en un centro de actividades y albergará parte de las oficinas del grupo.

Ahora, la compañía también abrirá unas nuevas oficinas en Las Ramblas para las que contratará más de 150 desarrolladores destinados “a liderar la transformación digital de la empresa y crear aplicaciones para Volkswagen”.

Además, Seat estrenará mañana el servicio de suscripción en la capital catalana, una suerte de renting sin contrato de permanencia para la nueva motocicleta eléctrica elaborada por la marca Silence. En las próximas semanas verá la luz la plataforma de motorsharing.