Los sindicatos exigen al Sabadell que las 2.000 salidas sean voluntarias

Comisiones Obreras se sentará a negociar con la dirección del Banc Sabadell para garantizar que solo haya prejubilaciones y bajas incentivadas voluntarias

Los sindicatos están dispuestos a plantar cara al Banc Sabadell para tratar de evitar despidos forzosos en el plan de reestructuración de la entidad, que prevé recortar 2.000 puestos de trabajo para hacer frente a la crisis del coronavirus. Comisiones Obreras exigirá mañana en un encuentro con la dirección del banco que todas las salidas sean voluntarias.

El sindicato, que cuenta con una representación del 42% entre la plantilla, se presentará a la negociación con el objetivo de lograr garantías que eviten los despidos de los empleados más jóvenes que tienen todavía una carrera larga por delante en la entidad que preside Josep Oliu.  

“Vamos a exigir que el plan de recorte se ajuste exclusivamente a la voluntariedad de su aceptación, garantizando la viabilidad y seguridad de los puestos de trabajo del resto de la plantilla que continuará trabajando en Banco Sabadell”, han explicado fuentes de Comisiones Obreras en un comunicado.

La dirección del Banc Sabadell ha comunicado a los sindicatos que tratará de facilitar la salida a través de prejubilaciones y bajas incentivadas. Una alternativa para evitar tener que aplicar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) y afrontar despidos traumáticos. Sin embargo, no hay garantías de que haya dos millares de empleados dispuestos a acceder a esta vía. Son más de una una décima parte de la plantilla.

Comisiones Obreras negociará un plan de futuro para el Sabadell

El sindicato aprovechará la reunión para exigir al Banc Sabadell un plan de futuro que garantice el empleo de los cerca de 13.000 empleados que continuarán a las ordenes de Josep Oliu tras el proceso de reestructuración. “El cierre de oficinas y otros centros de trabajo y este plan de ajuste de la plantilla debe estar acompañado de un plan que permita a la plantilla de Banco Sabadell continuar ofreciendo servicios a la clientela con la máxima profesionalidad y hacerlo en un ambiente de confianza y tranquilidad”, han destacado.

En esa fórmula, Comisiones Obreras reclamará a la dirección que evite la imposición de cargas de trabajo inasumibles para los trabajadores, ahora que el volumen de la plantilla se ha mermado. Una consecuencia que, además, pagarían directamente los clientes de la entidad con una atención menos personalizada.

Los sindicatos piden una respuesta ante el proyecto de digitalización

Con el recorte de 2.000 puestos de trabajo, la entidad catalana se aproximará cada vez más hacia un banco digital que afronte sus servicios de forma telemática. Una nueva hoja de ruta para la que el sindicato también reclamará una inversión en digitalización y formación que capacite a los trabajadores para su nuevo rol.

La crisis del coronavirus ya ha provocado el cierre de más de 250 sucursales del Banc Sabadell en distintos puntos de España. A la baja rentabilidad que ha provocado la crisis económica se suma la incertidumbre del sector bancario español, que se prepara para una nueva revolución con la fusión de Caixabank y Bankia, que se convertirán en el primer banco del país.

Sabadell también estudia la posibilidad de aliarse con algún socio para tratar de ser más competitivo. BBVA y Kutxabank son dos de los grandes aspirantes, sin embargo las negociaciones no se llevarán a cabo hasta mediados de 2021 cuando haya una imagen más real del impacto de la Covid-19 en las cuentas del banco. Una posible fusión podría abocar a nuevos despidos.