Sube el tono en el ERE de Unicaja: la presión política no frena al banco y la plantilla irá a huelga

Extremadura y Andalucía muestran su rechazo a los despidos a menos de 10 días de que acaben las negociaciones y los trabajadores salen a la calle a protestar

El presidente de Unicaja, Manuel Azuaga y el presidente de Liberbank, Manuel Menéndez durante la presentación del proyecto común de fusión.

El presidente de Unicaja, Manuel Azuaga y el presidente de Liberbank, Manuel Menéndez durante la presentación del proyecto común de fusión.

Sube el tono en el ERE de Unicaja. Si la semana pasada se pronunciaba el presidente de la Junta de Extremadura advirtiendo que estaría “muy vigilante” durante la negociación y que se reunirá con el banco para buscar medidas y evitar la exclusión financiera, las quejas llegan ahora desde Andalucía.

Allí, el PSOE llevará al pleno de este miércoles una moción urgente para mostrar su “rechazo rotundo” al ERE, según revelaba este lunes el portavoz en la Diputación de Málaga, José Bernal. Y todo esto en una semana decisiva, pues empieza la cuenta atrás para que las partes alcancen un acuerdo, si bien, deben hacerlo como tarde el 2 de diciembre, en nueve días.

El banco y los sindicatos se reunirán de nuevo este miércoles 23 y el jueves 24, y volverán a hacerlo los días 1 y 2 de diciembre. Pero las posturas están todavía muy alejadas y con las condiciones que ha presentado Unicaja, los sindicatos creen que se verán abocados a 1.500 despidos, por eso, hay convocada una huelga de trabajadores este mismo viernes.

Los ERE de Caixabank, BBVA y Banc Sabadell (que se han negociado en los último meses) recibieron el aviso de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, para que mejoraran condiciones y se rebajara el número de despidos, fuentes financieras aseguran que en Unicaja esto no ha pasado, aunque su carácter regional si ha llevado a los políticos de algunas Comunidades Autónomas a pronunciarse.

Entre ellos, Guillermo Fernández Vara. El presidente extremeño se mostró rotundo al ser preguntado por el cierre de oficinas y los despidos. “No nos gusta nada lo que está ocurriendo”. Unicaja propone el cierre de 78 sucursales en la región, 62 en Cáceres y 16 en Badajoz además de las 153 pérdidas de empleo. Y esto dejará a algunas localidades en riesgo de exclusión financiera.

En Andalucía también comparten esta preocupación. Por eso, el portavoz del PSOE en la Diputación de Málaga, José Bernal, ha pedido la implicación provincial para evitar el ERE, el cierre de oficinas y la pérdida de empleo directo e indirecto.

Unicaja ha puesto en marcha tras la fusión con Liberbank un ERE para más de 1.500 personas que también conllevará el cierre de casi 400 sucursales, y las zonas más afectadas son precisamente las Comunidades donde estaban las cajas de ahorro de donde proceden uno y otro banco, -además de Andalucía y Extremadura-, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Asturias y Cantabria.

Se trata de regiones que concentran las provincias y ciudades más despobladas del país, lo que se conoce como la España vacía, y dejar sin oficina a parte de la población provoca riesgo de exclusión financiera. Desde el banco recuerdan que esta es la propuesta inicial pero de aquí a que acaben las negociaciones las cifras de afectados y cierres pueden reducirse.

Sin embargo, las negociaciones empezaron hace ya un mes y hasta esa fecha el banco no ha reducido ninguna de estas cifras. Solo ha decidido incluir en el ERE a los empleados de 56 años (dejando todavía fuera a los de 50-55 años) y ha cambiado el criterio de movilidad geográfica, antes no consideraba traslado hasta los 90 kilómetros y ahora es a partir de los 75 kilómetros.

Sin embargo, en el último ERE de Unicaja (el de 2018) la compensación económica aplicaba si la movilidad era de más de 50 kilómetros. Por eso los sindicatos siguen denunciando que las indemnizaciones actuales son insuficientes y la plantilla volverá a las calles este mismo martes para protestar.

Los sindicatos han convocado movilizaciones para esta tarde en más de una decena de capitales españolas, en concreto: Albacete, Oviedo, Salamanca, León, Ciudad Real, Cáceres, Madrid, Valladolid, Toledo, Santander, Cuenca y Almería.