Patrocinado por

TCI pide a Italia que no influya en la venta de ASPI tras la oferta de ACS

El fondo de cobertura británico TCI, propietario del 10% de Atlantia y accionista en España de Aena y Ferrovial, envía una carta al primer ministro Mario Draghi

Sede de ACS, en Madrid. Fuente: ACS

El edificio principal de ACS.

Atlantia quiere tomarse su tiempo para poder cerrar la venta de su filial Autostrade per l’Italia (ASPI) y considerar si el comprador es finalmente ACS. Por eso, el fondo activista TCI, uno de sus accionistas de referencia, ha reclamado al Gobierno de Italia que no presione durante la operación y garantice así que se puedan evaluar de forma independiente todos los flecos.

De acuerdo a la información que la prensa italiana publica este domingo, el fondo de cobertura británico The Children’s Investment Fund Management (TCI), propietario del 10% de las acciones de Atlantia, ha enviado una carta dirigida directamente al primer ministro italiano, Mario Draghi, para solicitarle que se mantenga al margen de todo el proceso.

El brazo inversor del magnate y filántropo Chris Honn, a la postre accionista en España de Ferrovial y Aena, quiere que Atlantia tenga la potestad de encauzar la negociación, sin verse sometidos a ningún tipo de “interferencia política”.

“A Atlantia se le debería permitir tomar el tiempo necesario para considerar la oferta de ACS”

TCI

La misiva también va dirigida a los ministros de Economía, Daniele Franco, y de Infrasestructuras, Enrico Giovannini. La compañía considera que una intervención por parte del Ejecutivo representaría una “violación flagrante del principio de libre circulación de capitales”.

Florentino Pérez lanza una oferta de 10.000 millones por ASPI

El movimiento de Hohn llega después de que el presidente de ACS ofrezca 10.000 millones de euros por quedarse con el negocio de autopistas de su socio Atantia en Italia. De sobra es conocido que la empresa italiana pasa apuros económicos desde el derrumbe del puente de Génova en 2018.

Hasta el momento, la única oferta formal que había llegado antes del movimiento de Pérez era la del banco de inversión italiano Cassa Depositi e Prestiti (CDP) junto a los fondos Blackstone y Macquarie. Este consorcio valora a ASPI en 9.100 millones de euros. Un precio inferior al que estima ACS.

Sin embargo, TCI considera que ASPI vale por lo menos 11.000 millones de euros y por eso quiere considerar todas las opciones que tiene sobre la mesa, antes de desprenderse de la filial de autopistas en Italia.

El Consejo de Administración de Atlantia se reunirá el próximo 23 de abril para examinar las ofertas. Después elaborará un informe en el que se dará cuenta de la operación a los accionistas, que votarán antes del próximo 28 de mayo. Ese calendario marca todavía por delante al menos un mes sin que haya un veredicto definitivo.

ASPI ya se ha llevado en el pasado las miradas de otros de interesados como la firma de inversiones estadounidense Apollo o el grupo italiano Toto Holding que ya sondearon la compra en octubre del año pasado pero finalmente se echaron atrás por la lentitud de las negociaciones. Veremos si esta vez el tiempo apremia a la compañía que ya ha pedido margen para decidir.