Torres tropieza en Turquía: la aportación de Garanti en BBVA se desploma un 96%

La opa de Garanti, la compra de sucursales a Merlin o los ajustes contables, restarán 1.200 millones de euros a las cuentas de BBVA

Sede de Garanti BBVA.

Turquía, el tercer mercado que más aporta al beneficio de BBVA, puede que este año no contribuya a las cuentas del grupo o como mucho, sume 27 millones de euros. Lo que supone un 96% menos que el año pasado, cuando Garanti, la filial turca del banco, obtuvo un resultado de 740 millones de euros. 

Así lo pone de relieve JP Morgan en un informe, donde explica que su previsión está en línea con la del consejero delegado de BBVA, Onur Genç, quien ya advirtió a los analistas en los resultados del primer trimestre que, de realizar un ajuste contable por la hiperinflación en Turquía, el impacto en los resultados sería nulo. 

Y así ha sido. BBVA comunicó al mercado el martes que aplicará la contabilidad hiperinflacionaria en Turquía con efecto desde el 1 de enero de 2022. La tasa de inflación en el país otomano ha superado el 70% y la estimación del banco español es que no baje del 60% a lo largo del año, así que han decidido realizar estos cambios contables pese a que tendrá que restar a los resultados 324 millones de euros. 

El banco que preside Carlos Torres presenta los resultados del segundo trimestre del año el viernes 29 de julio, día en el que ya aparecerá el ajuste sobre las cuentas del primer trimestre, donde BBVA obtuvo un beneficio de 1.651 millones de euros; Turquía aportó 249 millones (el 13% del total), siendo su tercer mercado por beneficios tras España y México. 

Por otra parte, JP Morgan prevé que el ratio de capital CET1 ‘fully loaded’ caiga hasta el 12,3% en el segundo trimestre (frente al 12,7% del primero) y se mantenga en esta cifra el resto del año. A pesar de que el ajuste por hiperinflación tendrá un impacto positivo en dicho capital de aproximadamente el 0,19%, el haber alcanzado el 86% de Garanti, su filial turca, con la opa que se cerró el pasado 18 de mayo, le resta 0,23%. Y la diferencia entre lo que suma uno y resta otro, es negativa.  

BBVA pagó por pasar del 49,85% al 85,97% de Garanti unos 22.700 millones de liras turcas, que al cambio del momento eran 1.410 millones de euros. Y el consumo de capital ha sido de la mitad, unos 23 puntos básicos, equivalentes a algo más de 700 millones de euros, explicó el banco al mercado. 

El banco de inversión estadounidense recuerda que, el exceso de capital que BBVA alcanzó con la venta de Estados Unidos se ha evaporado en menos de un año por la recompra de acciones, la OPA de Garanti, la compra a Merlin de sucursales o el impacto regulatorio, y esto también los lleva a pronosticar una caída del CET1 a lo largo del año y del resultado este trimestre. 

JP Morgan destaca que, BBVA pagó recientemente 1.987 millones de euros por 659 sucursales y tres edificios singulares para combatir la inflación en los alquileres, pero la operación tendrá un consumo de -7 puntos básicos de capital, lo que supone un impacto negativo de 200 millones en los resultados del segundo trimestre. 

Todas estas compras, ajustes contables y adquisiciones harán que BBVA cierre el trimestre con un impacto en resultados negativo superior a los 1.200 millones de euros. A pesar de ello, el banco aseguró al mercado el martes que los objetivos financieros del grupo para 2024 anunciados en el plan estratégico se mantienen sin cambio. 

La apuesta turca de Carlos Torres y Onur Genç no ha sido bien recibida por el mercado, y de momento, les está saliendo más cara que haber materializado una fusión con Banc Sabadell, con quien mantuvo conversaciones en 2020, cuando su precio en bolsa era de unos 2.500 millones. Ahora, la entidad catalana supera los 4.200 millones.

Mapfre hará el mismo ajuste que BBVA cuando presente resultados 

Mapfre se enfrenta a la misma situación que BBVA por su negocio en Turquía, aunque su impacto en resultados será menor, pues no es de sus principales mercados. El presidente de la aseguradora, Antonio Huertas, advirtió hace unos días de que tendría que aplicar contabilidad por hiperinflación después de que el IPC del mercado otomano se hubiera disparado más de un 70% en el año y la lira sufriera una fuerte depreciación. 

La adopción de la contabilidad hiperinflacionaria, que Mapfre ha aplicado anteriormente en Argentina y Venezuela, tal y como explicó Huertas, perjudica los resultados, pero, al igual que BBVA, refuerza la solvencia por la mayor cotización del euro frente a la lira.  

El impacto en cuentas no se conocerá hasta el jueves 28 de julio, día en el que la compañía presenta las cuentas consolidadas del grupo del primer semestre.