Vodafone prueba el ‘5G fijo’ en su último intento de competir con Telefónica

El operador rojo se resiste a perder su posición, y explora nuevas alternativas de negocio

Vodafone

Colman Deegan, CEO de Vodafone España

Vodafone España gasta sus últimos cartuchos. El operador rojo, que todavía asimila lo que supone la fusión de Orange y MásMóvil, sigue moviéndose en el mercado para mantener su cuota de poder. Aunque cada vez es más complicado, y más que lo será cuando haya dos gigantes delante. Pese a todo, ha lanzado su ‘5G fijo’ con el objetivo de acercarse a cierto tipo de clientes.

La gran presentación de esta tecnología la hizo a principios de año, en el Mobile World Congress de Barcelona. Pero no ha sido hasta ahora cuando ha decidido hacer el anuncio comercial.  

La cuestión es simple: se trata del denominado ‘Vodafone Hogar 5G’, que permite extender los beneficios de la conectividad 5G real a hogares y empresas. De esta forma, los clientes podrán acceder a velocidades de hasta 1Gb/s y disfrutar de las ventajas que ofrece la tecnología 5G de Vodafone en el interior del hogar. A través de un router 5G autoinstalable se podrán conectar hasta 35 dispositivos a la misma red con el único requisito de estar bajo cobertura de red 5G. 

Esto se traduce como una ‘fibra portátil’, o en su defecto, un ‘5G fijo’. La hibridación de los servicios fijos, pero con la posibilidad de llevarlo de un sitio a otro. Aunque esta novedad llega con una peculiaridad muy importante: solo estará disponible en zonas de Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Zaragoza, Málaga, Bilbao y A Coruña y sus áreas metropolitanas, y se continuará ampliando el despliegue de forma progresiva a otras 65 ciudades. 

Por eso, este lanzamiento -y que se haya demorado tanto-, se entiende como una prueba para medir la aceptación que tiene en el mercado. Y es que este producto, en realidad, donde adquiere su verdadera dimensión es en las zonas rurales; precisamente donde los despliegues fijos de fibra tienen mayores problemas para llegar de manera masiva. 

Por lo tanto, que las primeras zonas donde se venderá el router sea en grandes ciudades, donde además la competencia es máxima, indica que Vodafone lo primero que quiere es testar el interés del producto. 

El reto de Vodafone España 

En todo caso, este lanzamiento supone un nuevo paso para Vodafone en la recuperación de su espacio. El que ha ido perdiendo con MásMóvil, y el que perderá de modo definitivo cuando se apruebe la fusión, puesto que será tercer operador con todas las consecuencias. 

Y no solo eso, sino que deberá enfrentarse a dos compañías, la resultante y Telefónica, que tienen mayor tamaño y fuerza comercial en estos momentos. Por eso, el operador rojo debe ganar esas pequeñas batallas, como sucede en algunos segmentos concretos, como la buena posición que tiene en el IoT (internet de las cosas).