El mayorista de entradas

stop

Hace pocos años, descubrió que la venta de entradas a espectáculos no estaban centralizadas y que ni los organizadores ni los vendedores llevaban un control exhaustivo. Ahora quiere cambiar ese negocio por completo

Carlos Galí, socio-fundador de Onebox.

13 de junio de 2012 (12:10 CET)

Mientras trabajaba como director comercial de Servicaixa hace un par de años, Carlos Galí (Barcelona, 1977) se dio cuenta de que las ventas de entradas en el mundo del espectáculo estaban muy lejos del resto de sectores. Cuando los organizadores de conciertos contratan en España a los vendedores de entradas (TicketMaster, Entradas.com, Telentrada o Atrápalo, entre otros) suelen dividir el recinto en porciones para que cada vendedor se encargue de dar salida a una parte de las entradas.

Cada uno trabaja sólo con su sector y no puede inmiscuirse en el resto. El mecanismo puede ocasionar que un vendedor agote rápidamente su porción mientras el resto continúan con entradas disponibles. Si un espectador acude al vendedor más conocido, es probable que se encuentre con las entradas agotadas y piense no tiene opción de conseguir los tickets, aunque es posible que el resto aún tengan disponibles.

La descoordinación del sistema iluminó hace pocos años Galí que a sus 34 años dirige, junto con su socio Jordi Alborch, Onebox, una empresa que ofrece un sistema coordinado para la comercialización de las entradas de conciertos, espectáculos deportivos y culturales. “Si funciona en el mundo de la aviación, tiene que funcionar en el mundo del espectáculo”, pensó mientras hilaba el modelo de negocio de la empresa.

Sin código de barras

"En España, el control de accesos a un conciert, normalmente no se realiza de manera automatizada con lectores de códigos de barra porque cada vendedor utiliza un sistema de venta diferente", explica Galí, socio-fundador de Onebox.

Para desarrollar el negocio, Galí y sus dos socios comenzaron a reclutar desarrolladores e ingenieros, el núcleo duro del negocio. De los 22 empleados, 17 son programadores. Ha contratado los servidores de Amazon en Irlanda sobre los cuales trabaja la plataforma. “El principal activo de la empresa es el código del programa”, asegura.

Retorno en cuatro años

El proyecto ha requerido 1,5 millones de inversión y se espera un retorno en cuatro años. El modelo de negocio se basa en el cobro de una comisión por todas las entradas gestionadas.

La empresa ya cuenta con la primera plataforma en fase beta que ya ha vendido unas 50.000 entradas y gestionado 1 millón de euros con el nuevo sistema. Las dos giras de Disney en España, el Valencia Open 500 y la prueba del Mundial de Trial Indoor, entre otros, son algunos de los eventos que han apostado por la nueva plataforma.

A pesar de las dificultades para encontrar fórmulas de financiación para nutrir el proyecto, a partir del próximo año, Onebox comenzará su expansión internacional para ofrecer el producto en otros países. “No supondrá mayor dificultad porque es un sistema que puede funcionar en cualquier parte”, remata.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad