Tres veinteañeros expatriados consiguen 6,5 millones para impulsar su app

stop

Una joven compañía de envíos a domicilio, con un servicio similar a la española Glovo y la estadounidense Postmates, recibe el respaldo de los ex fundadores de La Nevera Roja

Los tres fundadores de Jinn App, en Londres, Reino Unido / Jinn

Barcelona, 08 de abril de 2016 (01:00 CET)

Londres se ha convertido en los últimos años en un destino habitual para los jóvenes españoles. Lo que no es tan común es que un grupo de ellos consiga 7,5 millones de dólares (al cambio, algo más de 6,5 millones de euros) para impulsar un negocio con dos años de vida. 

Esta es la historia de Jinn, una tecnológica de envíos a domicilio con sede y funcionamiento en la capital británica. La inyección que acaban de cerrar ha sido liderada por Samaipata Ventures, el fondo creado hace unos meses por José del Barrio, fundador de La Nevera Roja.

Al frente de Jinn App, con 40 empleados en plantilla, está Mario Navarro, un madrileño de 24 años que conoció a sus socios en un intercambio de estudios en Estados Unidos. A su vuelta, Navarro tomó una decisión de riesgo: dejar la carrera e iniciar el proyecto junto a León Herrera y Joseba Mendivil, ambos de 27 años y co-fundadores de la firma.

Lo hicieron a través de una incubadora en la Universidad de Newcastle, desde donde se trasladaron a Londres. Hoy la compañía gestiona más de 50.000 pedidos al mes y una red de 500 repartidores a domicilio que recorren las calles de la metrópolis británica. 

Entrega en 30 minutos

A través de la aplicación es posible solicitar cualquier producto, sin importar el tipo de comercio, desde comida rápida a un artículo de electrónica. La promesa es que lo lleven a casa del cliente en un plazo de menos de 30 minutos, a cambio de una comisión que ronda las seis libras esterlinas.

El servicio que ofrece Jinn es casi idéntico al de empresas como Postmates en EEUU, Tok Tok Tok en Francia o Glovo en España. La competencia, por tanto, será feroz. Más si tenemos en cuenta que todas las empresas mencionadas aspiran a dominar en Europa las grandes ciudades, el mercado en el que este tipo de servicio puede funcionar.

Llegar a las grandes ciudades

Glovo, con sede en Barcelona y creada en marzo de 2015, confirmó hace un par de semanas su entrada en Milán, con la compra de la italiana Foodinho. Previamente había conseguido una ronda de financiación de dos millones de euros.

Según confirman desde Samaipata Ventures a este diario, el objetivo de Jinn es el mismo, la internacionalización. Un proceso que, todo parece indicar, les traerá de vuelta a España, o a otros "países del sur de Europa antes del verano".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad