Así fue el discurso del Papa Francisco ante los afectados por la hipoteca

stop

CONSEJO

El Papa Francisco proclama santos a Juan XXIII y Juan Pablo II /EP

02 de noviembre de 2014 (11:36 CET)

El pasado martes, el Papa Francisco asistió al Encuentro Mundial de Movimientos Populares, celebrado en el Vaticano, en el que se abordan temas como la pobreza o la exclusión social. El evento congregó a 200 representantes de un centenar de organizaciones de base de todo el mundo, entre los que se encontraban tres grupos españoles: la Plataforma Afectados por la Hipoteca (PAH), los indignados de la Asociación Democracia Real Ya y el sindicato agrario Enhe Bizkaia.

En representación de la PAH, la plataforma que más ha luchado en España por la dación en pago y el derecho a una vivienda digna, acudieron dos miembros de Cabezo de Torres (Murcia), que fueron recibidos y saludados por el pontífice: el sacerdote Joaquín Sánchez y del cooperante salesiano José Antonio Vives, que acudieron vestidos con la camiseta verde de Stop Desahucios.

Durante un hondo y potente discurso celebrado en el Aula Vieja del Sínodo, el Obispo de Roma aseguró que aunque es tachado de “comunista” él rechaza esta calificación al recordar que “el amor por los pobres está en el centro del Evangelio”.

Las frases que el Papa dirigió a la PAH

Estoy muy contento de encontrarme con personas que no solo padecen la injusticia sino que también luchan contra ella, sin esperar la ayuda de cualquier organización humanitaria”.

Este encuentro nuestro no responde a una ideología (…) Ustedes tienen los pies en el barro y las manos en la carne. ¡Tienen olor a barrio, a pueblo, a lucha! Queremos que se escuchen vuestras voces, que, en general, se escuchan poco (…) Tal vez porque se tiene miedo al cambio que ustedes reclaman.

Tierra, trabajo y vivienda responde a un anhelo muy concreto que cualquier padre, cualquier madre, quiere para sus hijos.

Es necesario reclamar una casa para cada familia (…) Las vanidosas ciudades actuales ofrecen placeres para una minoría feliz y, en cambio, niegan el techo a miles de vecinos.

Vivimos en ciudades que construyen torres, centros comerciales, hacen negocios inmobiliarios… pero abandonan a una parte de sí en las márgenes, las periferias. ¡Cuánto duele escuchar que a los asentamientos pobres se los margina o, peor, se los quiere erradicar.”

Hay que acabar con aquellos sistemas económicos y sociales que ponen los beneficios por encima del hombre, un fenómeno propio de su predicada y criticada cultura del descarte.”

Tras el discurso del Papa Francisco, muy aplaudido por los asistentes, el miércoles se presentó un documento con las conclusiones de los tres días de jornadas dedicados a los más pobres.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad