Bankia insiste en que su OPV es un éxito y gana 205 millones hasta junio

stop

RESULTADOS

Verdú, durante la presentación de los resultados semestrales

27 de julio de 2011 (13:31 CET)

Bankia ha presentado sus primeros resultados como empresa cotizada. El grupo que preside Rodrigo Rato ha cumplido este miércoles su primera semana en el parquet, que el consejero delegado Francisco Verdú ha calificado como “un gran éxito si se tiene en cuenta que la operación se ha realizado en el peor momento, con una aversión al riesgo importantísima”.

Verdú ha utilizado el calificativo de “magnífico” pera calificar la salida a bolsa del grupo, a pesar de que el valor no ha subido ni una sola vez desde su debut. Este miércoles baja cerca del 1% hasta los 3,66 euros, frente a los 3,75 a los que vendió sus acciones. Preguntado por el dividendo que pagará el grupo, Verdú se ha limitado a asegurar que se situará en línea con los más competitivos del sector financiero.

También ha celebrado la entrada en capital en los últimos días de inversores institucionales de “primer nivel”, que se han unido a los 300 inversores profesionales que ya compraron acciones en la OPV. "Estamos muy satisfechos del éxito, razonablemente satisfechos de la evolución (de la cotización) y contentísimos por la entrada de los inversores internacionales", ha dicho Verdú.

En los seis primeros meses del año, el grupo ha obtenido un beneficio neto atribuido de 205 millones de euros. De esta cifra, 114 millones corresponden al segundo trimestre. El margen de intereses del nuevo banco alcanzó los 1.269 millones de euros hasta junio, mientras que el margen bruto ascendió a 2.085 millones.

Además, la tasa de mora de Bankia se situó en el 6,35% -"por debajo de la media del sector", ha explicado Verdú-, en una presentación de resultados atípica porque al tratarse de una entidad de nueva creación el grupo no ha ofrecido comparación alguna con las cifras del primer semestre del año pasado.

Verdú ha anticipado también que el plan de integración de las siete cajas de ahorro que forman el banco - Caja Madrid, Bancaja, La Caja de Canarias, Caixa Laietana y las cajas de Ávila, Segovia y Rioja- se está desarrollando a una velocidad mayor de la prevista. Finalizara este año, un ejercicio antes del plazo previsto.

La entidad ya ha cerrado el 76% de las 600 oficinas previstas en el plan y ha completado el 77% del total de 3.756 bajas de empleados previstas. El impacto del ahorro de costes se trasladará a las cuentas del grupo en la segunda mitad del año.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad