Berenberg Bank asegura que al Santander le faltan 8.400 millones en capital

stop

LOS ANALISTAS ALEMANES DUDAN DE BOTÍN

Ana Botín, la presidenta del Santander

en Madrid, 08 de diciembre de 2014 (11:52 CET)

El banco de inversiones alemán Berenberg Bank ha mandado a Ana Botín un saluda en forma de demoledor informe. El documento, que firma desde Londres el analista principal de la firma, Nick Anderson, destaca que al Santander le falta capital para ser igual de sólido que sus principales competidores. De esta conclusión se descuelga la recomendación a los inversores de vender las acciones del grupo español, el mayor banco por capitalización de la zona del euro, incluso a pérdidas.

"El Santander no tiene suficiente capital. Aunque el anterior consejero delegado dijo estar satisfecho con la ratio actual del banco (8,6% sobre los activos ponderados en función del riesgo), la mayoría de los grandes bancos europeos está cerca del 10%, que es el objetivo no oficial en el mercado. El déficit de capital del Santander respecto a sus competidores asciende a 8.400 millones de euros (0,4 euros por acción)", señala Anderson a sus clientes.

Berenberg Bank se muestra escéptico sobre que el Santander sea capaz de corregir esta situación. A su juicio, "aunque es pronto para juzgar los nombramientos" de Botín, el nuevo consejero delegado, José Antonio Álvarez, "ha participado en las decisiones estratégicas (recortes de costes, capital y estructura corporativa) durante los últimos diez años". Así que las dos grandes asignaturas del banco español, reforzar su capital y disminuir los costes, seguirán pendientes. En los próximos ejercicios, el Santander debería gastar 500 millones anuales menos.

Recomienda vender acciones aunque se pierda


Otra de las debilidades que señala Berenber Bank a los inversores es la posición del Santander en España. Aunque el mercado nativo ha ganado peso en los últimos trimestres, hasta situarse como tercer país en aportación de beneficio (sólo por detrás de Reino Unido y Brasil), Anderson advierte de que la mejora reciente de márgenes "no es sostenible". Así que se rebajan las previsiones de beneficio.

Y tras ello, llega el párrafo con las demoledoras conclusiones: recomienda vender las acciones de esta entidad, con un precio objetivo de 5,4 euros por título (dos euros por debajo de la cotización actual).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad