Larry Fink, fundador y CEO de Blackrock.

Blackrock aguanta el chaparrón en la banca española

stop

El mayor fondo de inversión del mundo tiene invertidos en cinco de los seis mayores bancos españoles cerca de 5.800 millones

Barcelona, 06 de octubre de 2019 (04:55 CET)

La banca española está más controlada por inversores institucionales que minoritarios, y por más capital extranjero que nacional. Nada que no suceda en la mayor parte de las grandes entidades financieras europeas e internacionales y en muchos otros sectores de la economía.

Hay, eso sí, un par de excepciones entre los seis bancos que cotizan en el Ibex 35: Bankia, controlada en un 60% por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), tras su nacionalización en 2012, y Bankinter, donde el capital nacional dispone del 55,4% de las acciones. Con estas dos salvedades, hay un rey indiscutible del sector. Un denominador común en cinco de los grandes: Blackrock, el mayor gestor de activos del mundo.

En el país, sólo en el sector financiero, controla el 5% de las grandes entidades. Sólo se salva Bankia, donde no consta su presencia accionarial.

Con apenas 30 años de historia, el fondo de inversión Blackrock tiene participaciones accionariales en la banca española que, a precio de mercado, rondarían los 5.759 millones de euros, para un valor total del sector de 117.135 millones, a cierre del pasado viernes. Y eso que el sector financiero no atraviesa su mejor momento en los últimos doce meses. Si no, estaríamos hablando de otros números.

El fondo ha aprovechado los bajos precios de las acciones del sector bancario para reordenar sus participaciones en las empresas cotizadas en el Ibex. El pasado año Sabadell, Bankia y BBVA perdieron más de un 30% de su valor en Bolsa; Santander, un 25,3%, Caixabank, un 16,4%, y Bankinter, un 10,4%. En lo que va de 2019 las cosas pintan mal, pero no tanto. En las últimas semanas, las pérdidas se han suavizado algo, aunque se mantienen los números rojos en cinco de lo seis valores financieros del Ibex. Todos menos BBVA, que resiste con un alza del 0,77%.

El grueso de las inversiones de Blackrock, la empresa que dirige Larry Fink, se concentra en los dos mayores grupos bancarios españoles. Tiene un 5,917% de BBVA y un 5,387% de Santander, de acuerdo con las últimas declaraciones realizadas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Blackrock, banco a banco

En el banco que preside Carlos Torres entró como accionista en el año 2010 y como accionista de referencia en abril de 2015, con Francisco González en la presidencia, al superar la frontera del 5%. En algún momento ha llegado a tener más del 6% del capital. A cierre del pasado viernes, la capitalización bursátil de BBVA rondaba los 29.800 millones de euros, lo que significa que la participación del fondo de inversión tiene un valor de mercado de 1.762 millones.

En Banco Santander, Blackrock cuenta con el 5,387% de las acciones a pesar de haber reducido algo su compromiso. A precios de mercado, supone cerca de 3.160 millones de euros, teniendo en cuenta que la capitalización del banco que preside Ana Patricia Botín supera los 58.600 millones de euros. En la primera mitad de 2018 recogió los beneficios de su apuesta y vendió un tercio de su participación, aunque ahora ha vuelto a reforzar su presencia.

Desde 2017, Blackrock es el segundo accionista de Caixabank, sólo por detrás de Fundación La Caixa

Lo más curioso es que siendo el principal accionista de lejos de ambos bancos, éstos han colaborado en la liquidez del fondo al firmar, en el mes de abril pasado, una renegociación de la línea de créditos que mantiene con las principales entidades financieras de Europa y de Estados Unidos (bancos de inversión incluidos) por importe de 3.600 millones de euros y en otros 900 millones de euros más hasta el año 2024. ¡Como para decir no!

En Caixabank, el banco de inversión estadounidense mantiene un 3,004% de las acciones, equivalente a un valor de mercado de 411 millones de euros teniendo en cuenta una capitalización bursátil de la entidad que dirige Gonzalo Gortázar de más de 13.670 millones de euros. Desde el verano 2017 es el segundo accionista del banco, después de la Fundación La Caixa.

La siguiente mayor participación es en Banco Sabadell, donde el fondo ha jugado con la mayor volatilidad de las cotizaciones. En 2017 tenía el 5% del capital, que prácticamente se mantiene invariado (4,994% y un valor de mercado de 246 millones). A pesar de todo, sigue siendo el primer accionista del banco que preside José Oliu. En Bankinter, el peso es algo menor en la actualidad: el 3,649%, lo que equivale a un valor de mercado de 182 millones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad