Alexis Tsipras visitaba a Angela Merkel el día de la apertura de la amnistía fiscal.

Buena acogida a la pseudo amnistía fiscal griega

stop

EL GOBIERNO BUSCA INGRESOS

en Barcelona, 24 de marzo de 2015 (13:43 CET)

Unos 140.000 griegos se acogieron a la amnistía fiscal abierta por el Gobierno de Syriza en su primer día, que fue el viernes pasado. El fisco recaudó entre 30 y 35 millones de euros en la jornada.

El Parlamento aprobó una ley que libera de sanciones y del pago de intereses a los contribuyentes que se pongan al día con Hacienda y con la Seguridad Social, si lo hacen en el plazo de una semana.

Deudas de hasta 3.000 euros

El objetivo del Gobierno heleno es que de esta amnistía se aprovechen, fundamentalmente, en torno a 3,5 millones de personas con deudas de hasta 3.000 euros.

En total, las deudas a Hacienda ascienden a 76.000 millones, a los que se suman 21.500 millones a la Seguridad Social.

Según los medios locales que citan a fuentes de la recaudación estatal, en el primer día de amnistía hubo no sólo devoluciones de deudas menores, sino también de montos que superaban 100.000 euros e, incluso, unas decenas de individuos con obligaciones de hasta varios millones.

Un millón de reclamos

La Secretaría General de Ingresos Públicos había invitado, por correo electrónico, hasta ayer a 500.000 deudores a utilizar esta oferta y para hoy está previsto que envíe invitaciones a otros 500.000, que tendrán un plazo de devolución de dos días.

Grecia afronta grandes problemas de liquidez, y según informaciones de la Comisión Europea, el Estado dejará de tener fondos el próximo 8 de abril si hasta entonces no logra una inyección financiera.

Apuros de liquidez

El Gobierno de Alexis Tsipras espera que antes de esa fecha los socios de la eurozona desbloqueen parte de la ayuda del rescate pendiente, entre la que figuran 1.900 millones procedentes de los beneficios de los bonos griegos y en manos del Banco Central Europeo.

Según un informe de la fundación alemana Hans Böckler, durante los primeros cuatro años de la crisis, la carga fiscal sobre las capas más pobres de la sociedad se incrementó un 337%, mientras que la de los más ricos lo hizo en tan sólo un 9%.

El ministro encargado de la lucha contra la corrupción, Panayotis Nikoludis, declaró al periódico británico The Times que serán investigados 80.000 ciudadanos griegos que tienen depósitos en el extranjero por valor de más 200.000 euros cada uno y que no han declarado estos ingresos.

De la devolución de los impuestos y las multas correspondientes, el Gobierno espera recaudar hasta 3.000 millones antes de junio.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad