CaixaBank atribuye la restricción del crédito a la deuda soberana

stop

Nin asegura que la entidad ha realizado 1,1 millones de préstamos por valor de 82.550 millones en 12 meses

Juan Maria Nin, vicepresidente de CaixaBamk./EFE/Toni Garriga

26 de julio de 2013 (13:08 CET)

CaixaBank, la entidad que preside Isidro Fainé, se encuentra en una posición cómoda, teniendo en cuenta, en todo caso, la enorme “complejidad”, el término preferido que usan los banqueros, en la que está inmersa la economía española. CaixaBank tiene liquidez, con 64.604 millones de euros, un 18,4% del total de los activos del grupo, y con una solvencia del 11,6% de capital principal.

Ha integrado Banca Cívica y Banco de Valencia en un tiempo récord, y es líder en el mercado español con 13,8 millones de clientes. Pero, ¿está contribuyendo CaixaBank a la posible recuperación de la economía española y catalana? El tejido empresarial mantiene su enojo con las entidades financieras. La restricción crediticia es uno de los principales escollos que dificultan la recuperación.

Deuda soberana y Basilea III

La entidad asegura que no es, precisamente, la que más dificultades está protagonizando para que pueda fluir el crédito. El vicepresidente y consejero delegado de CaixaBank, Juan Maria Nin, ha recordado este viernes, en la presentación de los resultados del primer semestre de 2013, que el banco ha realizado en los últimos doce meses 1,1 millones de operaciones, y ha concedido 82.550 millones en créditos. “Es cierto, sin embargo, que en España todo se toca, todo en estos momentos está relacionado”, ha afirmado Nin.

¿Qué quiere decir con ello el ejecutivo de CaixaBank? Nin ha considerado que la deuda soberana de España sigue jugando un papel decisivo, y que las entidades están sometidas a un conjunto de limitaciones, con Basilea III a la cabeza, que dificultan el crédito Los bancos españoles siguen mirando por su propia estabilidad financiera, a pesar de que su principal misión sera prestar créditos. “No es que no queramos prestar, es que necesitamos conceder créditos”, ha insistido Nin.

Refinanciar y reestructurar

Sin embargo, la característica principal, según Nin, es que, aunque hay proyectos nuevos, lo que prima es la “refinanciación y la reestructuración” de créditos para el conjunto de las empresas, sometidas todas a la necesidad de pagar la deuda acumulada.

Y, de nuevo, la cuestión del coste del dinero para España. A pesar de la gran mejora en la financiación de la deuda soberana en el último año –ha pasado de una prima de riesgo respecto a la deuda alemana de 700 puntos en julio de 2012 a 310 puntos en las últimas semanas-- la diferencia respecto al entorno europeo es todavía grande. Y ello repercute en el propio sistema financiero y en las empresas españolas, aunque especialmente en las pymes.
“Estamos en ello, no vamos a negar que es un gran problema, pero se está avanzado, y no es menor haber realizado 1,1 millones de operaciones en doce meses”, ha incidido Nin.

Menos créditos

Y es que, a pesar de ese esfuerzo, según Nin, los créditos brutos han disminuido un 0.9%, hasta los 220.967 millones, “consecuencia, entre otras razones, del proceso de desapalancamiento generalizado, centrado en el sector promotor (-7,5%) y la sustitución de financiación bancaria por emisiones de deuda por parte de grandes empresas y del sector público”, como se asegura en la comunicación de la entidad.

CaixaBank está aprovechando esa gran liquidez de la que hace gala para devolver todo lo que puede. Así, en este primer semestre de 2013, ha devuelto 12. 613 millones de euros de la póliza del Banco Central Europeo (6.500 millones por el programa de liquidez que puso en marcha el pesidente del BCE, Mario Draghi, conocido como LTRO, y otros 5.800 millones por la financiación de Banco de Valencia). Y también ha hecho frente a los 4.104 millones de euros por vencimientos.

En esto están los bancos, --el conjunto del sistema financiero español-- sometidos a la presión de las autoridades europeas, y a las condiciones de la deuda soberana española.

¿Pueden hacer más? ¿Quién toma la iniciativa y asume el riesgo? ¿No hay proyectos empresariales solventes, o no hay entidades que quieran acometer su verdadera misión de conceder créditos?

Nueva cultura bancaria

La cúpula directiva de CaixaBank es consciente también de que ha iniciado una nueva etapa desde su conversión en un banco. Tiene accionistas, debe exhibir músculo, debe entregar dividendos y sabe que está bajo la lupa del mercado, y de los analistas. Y en ello está, buscando cuota de mercado y ampliando clientes .

Y, por ahora, ya tiene el 14,6% de cuota por volumen de negocio en toda España.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad