Caixabank cuadra a su plantilla tras saltarse la confidencialidad

stop

Los sindicatos denuncian un incremento de expedientes disciplinarios y despidos por saltarse la confidencialidad de los clientes. El banco incrementa la formación

Sede central de Caixabank en la Avenida Diagonal de Barcelona / EFE

Barcelona, 30 de noviembre de 2016 (06:00 CET)

En las oficinas de Caixabank se ha encendido una luz de alarma: la de la confidencialidad. El banco ha detectado en los últimos meses un aumento del número de empleados que traspasa los límites y ha movido ficha: ha incrementado el número de expedientes y despidos y ha potenciado la formación, según han explicado fuentes sindicales. Caixabank no ha hecho comentarios.

Los dos sindicatos mayoritarios en el banco han denunciado en las últimas semanas un incremento del número de expedientes disciplinarios abiertos contra trabajadores por vulneración de la confidencialidad. Por ejemplo, un empleado que consulta datos de un cliente de otra oficina. También se han incrementado el número de casos que terminan en despido, aunque la cifra no es significativa, aseguran.

CCOO lo denunció a principios de noviembre en la dirección de recursos humanos de la entidad y pidió una batería de medidas para evitar llegar tan lejos, que pasan sobre todo por la formación. Recientemente, se ha iniciado un curso on line para toda la plantilla del banco, con el objetivo de recalcar la importancia de cumplir las normas de confidencialidad y poner al día a los trabajadores sobre la última normativa.

Desde la entidad aseguran que este tipo de formaciones son habituales y que todos los empleados, cuando empiezan a trabajar en Caixabank, son instruidos en estas y otras normas de obligado cumplimiento.

Más prevención

UGT se ha sumado recientemente a esta reclamación y ha pedido que se limite al empleado el acceso a los datos a los que no debe acceder. Este sindicato cree que parte del repunte de casos no es real, sino que es resultado de que Caixabank tiene más herramientas informáticas para detectarlos. Por ello, reclama que se usen estas herramientas para poner más límites.

Ambos sindicatos reclaman que se revise la política disciplinaria y que antes de abrir expediente o despedir a un trabajador, se le informe de que está teniendo una conducta indebida. Aseguran que en muchos casos, el empleado que está consultando datos que no debe, no es consciente de ello.

La causa de esta aparente ignorancia son los cambios de normativa: las exigencias en cuanto a confidencialidad se están endureciendo, lo que, según fuentes del sector, está afectando a todas las entidades. Cada vez está más controlado, apuntan, pero el repunte se ha producido sobretodo en el último año.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad