Caixabank da oxígeno a los farmacéuticos catalanes

stop

Los colegios profesionales se alían y consiguen una nueva línea de crédito que cuyos intereses remitirán a la Conselleria de Salut

Una farmacéutica atiende a una clienta en BCN | EFE

27 de septiembre de 2014 (21:27 CET)

Los cuatro colegios farmacéuticos catalanes y la Federació d’Associacions de Farmàcies de Catalunya (Fefac) han arrancado un acuerdo con Caixabank para que los profesionales de la comunidad no sufran tensiones de tesorería por el nuevo impago de la Generalitat. El banco liderado por Isidro Fainé ha dado luz verde a una línea de crédito que cubrirá los 119,7 millones de euros de los medicamentos facturados en las oficinas de farmacia durante julio.

El objetivo es liquidar la deuda, como muy tarde, el 30 de septiembre, según una circular remitida a las farmacias.

Intereses

El nuevo préstamo se gestionará directamente desde las organizaciones profesionales. Asumirán, de entrada, los intereses asociados a la operación de financiación. Los cuatro colegios y la Fefac remitirán después los costes financieros a la Conselleria de Salut dirigida por Boi Ruiz.

Para conseguir que el Govern abone, además de la factura de julio, los intereses asociados a los retrasos en el pago de la deuda, usarán “el anexo vigente firmado con el CatSalut sobre los Absorbentes de Incontinencia Urinaria”. Es decir, las subvenciones públicas que tienen estos productos para que se puedan vender a un precio reducido diferente a lo que cobran los fabricantes o mayoristas directamente a las farmacias.

Más presión a Boi Ruiz

Los cuatro colegios y la Fefac se alzan contra Boi Ruiz. Anuncian a sus asociados que, una vez el crédito se haya repartido, informarán “a los ciudadanos que hemos sido los farmacéuticos quienes hemos resuelto el conflicto generado por el impago”.

Caixabank no fue la única entidad a la que se dirigieron los profesionales farmacéuticos catalanes para superar el nuevo bache económico. También estudiaron instrumentar un préstamo garantido con la factura con el BBVA, la entidad con la que normalmente operan. El banco dirigido por Francisco González no respondió a tiempo la petición de los farmacéuticos catalanes. Los responsables de riesgo de la entidad estudiaban la operación, pero si la autorización se dilataba, se temía que las oficinas no podrían cobrar antes del 30 de septiembre. La fecha límite para muchos de ellos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad