Caixabank y BBVA fuerzan la vía política en la subasta de NCG

stop

Sobre la mesa de las negociaciones están ya propuestas para resolver el problema de las preferentes a través de su canje por obligaciones convertibles en acciones de los grandes grupos bancarios

Oficina de Novagalicia Banco / EFE

11 de octubre de 2013 (22:47 CET)

La vía política comienza a tomar cuerpo dentro del proceso de subasta de Novagalicia. Sobre el papel, siete son los interesados en la entidad que preside José María Castellano. BBVA, Santander, Caixabank, Popular y Unicaja por un lado, y los fondos americanos Guggenheim y WL Ross por otro. Sin embargo, en la carrera por el banco gallego, la realidad parece reducirse a tres nombres, según la mayoría de las fuentes financieras consultadas. Caixabank, BBVA y Guggenheim.

Los presidentes Isidro Fainé y Francisco González habrían optado por abrir la vía política como camino para hacerse con el banco resultado de la fusión de las antiguas cajas gallegas, que atesora una cuota de mercado del 40% en la comunidad. Ambos son conocedores de la importancia que tendría para la Xunta de Alberto Núñez Feijóo (PP) que el futuro comprador ofreciese una solución para el problema de las preferentes. En la actualidad, el 7% del NCG pertenece a tenedores de híbridos que no acudieron al canje del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD). Además, agotada la vía de arbitraje, las demandas judiciales comienzan a dispararse.

Conversaciones con la Xunta

A lo largo de los últimos meses se han producido múltiples negociaciones entre el Gobierno gallego y Caixabank. Fuentes financieras aseguran que la entidad de Isidro Fainé se habría comprometido a preservar elementos esenciales de Novagalicia, como la marca o el gobierno corporativo, si llegase a comprarla.

La opinión de Feijóo en la subasta de la entidad gallega no es baladí. El dirigente popular ya ha proclamado que mantener la vinculación con Galicia es una de las condiciones de la Xunta para dar su apoyo al futuro comprador. Por otro lado, el peso del presidente autonómico en el PP de Mariano Rajoy es indiscutible.

El factor de las preferentes

Desde el entorno de la banca se da por seguro que tanto Caixabank como BBVA han planteado ya a la administración gallega una solución al quebradero de cabeza que le ha supuesto el conflicto generado en la comunidad con las preferentes. Máxime cuando el FROB ya ha indicado que el futuro de los clientes atrapados en estos productos dependerá del hipotético comprador.

Al cotizar en bolsa, tanto Caixabank como BBVA tendrían la opción de canjear las participaciones preferentes en obligaciones convertibles en acciones, una solución que ya ha planteado Banc Sabadell a los clientes de Banco Gallego y que queda lejos del alcance del fondo americano Guggenheim. La entidad de Francisco González también empleó esa maniobra el pasado año con los preferentistas de Unnim.

Los otros intentos de Fainé

¿Cuánto le interesa NCG a Caixabank? Esta no es la primera vez que Fainé pone el ojo en Novagalicia. Tras la fusión de las antiguas cajas, y antes de que la firma fuese nacionalizada, la entidad catalana envió a un equipo de ocho directivos para evaluar la adquisición de unas 300 sucursales que el grupo gallego puso en venta.

La operación acabó en fracaso, al no encontrar comprador dispuesto a abonar el precio pretendido. La caja fusionada se vio entonces obligada a recurrir al FROB, que acabó controlando la mayoría de su capital.

CatalunyaCaixa y Banco Santander

En todo el proceso de privatización no hay que olvidar que a la venta de NCG le seguirá la de CatalunyaCaixa. Precisamente, en Catalunya el BBVA ya le ha ganado la partida al Santander con la compra de Unnim y es donde más interés parece tener el banco de Emilio Botín en crecer, con ayudas de por medio. Con esa prioridad, Galicia parece alejarse de las apetencias del banquero cántabro.

Mientras, Fainé, en gran medida por las duplicidades que generaría, quiere distanciarse a toda costa de la opción política de la Generalitat. Una solución de país para CatalunyaCaixa que pasa por el Sabadell o por Caixabank. Eso es lo que, de nuevo, acerca a la entidad catalana a Galicia.

FG, 'el banquero del PP'

Pero en un proceso donde se abren vías políticas más allá de las meramente técnicas, la figura de Francisco González no pasa desapercibida. Su condición de banquero próximo al PP es conocida. José María Aznar lo nombró presidente de Argentaria, aunque su gran salto vendría unos pocos años después, tras la fusión de esta entidad con el BBVA.

A mediados de junio, cuando el FROB aún no había dado luz verde a la privatización de NCG, el banquero de Chantada ya indicó la necesidad de colocar “cuánto antes” a las nacionalizadas. De momento, ha contratado al banco nipón Nomura para tratar de quedarse con la entidad gallega.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad