CatalunyaCaixa cierra 2012 con beneficio

stop

RESULTADOS

El ex presidente de CatalunyaCaixa, Adolf Todó | EFE

22 de diciembre de 2012 (21:56 CET)

CatalunyaCaixa encara su privatización luciendo las mejores galas. Ésas no son otras que la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio 2012. Arrojarán un beneficio de 225 millones, ladrillo aparte.

Logrará 75 millones menos que en 2011 (resultado de 300 millones) debido a los 120 millones de plusvalías obtenidos por la venta de Repsol hace 12 meses y a los desembolsos extraordinarios realizados durante el primer semestre de 2012. Entre los atípicos de este periodo se cuentan, por ejemplo, la recompra de algunas emisiones de deuda.

Margen

El resultado, atribuible al negocio estrictamente bancario, se da gracias al avance del margen de intereses, que crece el 22,6%, y a la reducción de los gastos de explotación, el 12,3% menos que el año anterior.

Se trata de la única entidad participada por el Frob en esta situación. La institución además logra atar en corto el resultado con una erosión menor a la media de la banca. Hasta septiembre, el beneficio del sector atribuible a la actividad desarrollada en España cayó el 68%.

Fortalezas

La fortaleza de CatalunyaCaixa, presidida por Adolf Todó, radica en la potente base de clientes. Casi una cuarta parte de los catalanes con ingresos periódicos tienen algún producto contratado con la entidad, que roza el millón de usuarios.

El segmento de banca minorista se complementa con el negocio aportado en banca privada. La entidad catalana gestiona 15.000 millones en este ámbito. Creció el 8% hasta junio. El equipo de Todó considera clave este negocio.

Mochila inmobiliaria

Los resultados no contabilizan las pérdidas generadas por los activos dudosos. Esta misma semana, se recibirán los fondos públicos necesarios para limpiar el balance, con un agujero de 6.674 millones de euros.

La última maniobra del fondo de rescate gubernamental (Frob) para corregir el desfase patrimonial se produjo la semana pasada. Valoró en un euro los 1.200 millones en preferentes que retenía la caja. Por lo que cuesta un café, el Banco de España tomó el 10% del capital que aún no controlaba.

Recapitalización


Esta próxima semana, CatalunyaCaixa firmará con el banco malo, la SAREB, el traspaso de parte de los activos deteriorados. La transferencia generará pérdidas de entre 9.500 y 10.000 millones de euros. Ésa será la ayuda que requerirá del Frob, su único accionista, encargado de la recapitalización.

Una vez reducida la exposición inmobiliaria con la segregación de ese negocio y la posterior inyección de recursos, CatalunyaCaixa realizará una última ronda de contactos con posibles compradores. El Frob espera que, con el margen de explotación derivado de la actividad financiera y la limpieza del balance con los recursos públicos, pueda privatizar la entidad sin recurrir al erario.

Privatización

En condiciones estándar de mercado, el precio de salida para la subasta de CatalunyaCaixa partiría de tres veces el resultado de 225 millones. Es decir, unos 700 millones de euros.

Sin embargo, los principales postores, el Santander, BBVA y el Sabadell solicitarán un esquema de protección contra activos (EPA), aunque el riesgo haya prácticamente desaparecido. El precedente lo estableció el propio Frob, que valoró los activos de la caja en un euro sin considerar la actividad financiera.

'Cajas a un euro'

Con el negocio bancario encarrilado, la principal duda del sector es saber si Todó pondrá en valor el margen de explotación positivo de los últimos dos años para romper la racha de subastas a un euro y con EPA.

La Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), Unnim y Banco de Valencia se han entregado a grupos privados con ayudas indirectas millonarias y a cambio del ya famoso euro por caja.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad