Cinco maneras de conseguir dinero con las que no contabas

stop

Obtener dinero para tu empresa lejos de los bancos es posible, sólo hay que ver las alternativas

Varias monedas de un euro

en EEUU, 21 de noviembre de 2015 (16:55 CET)

Los préstamos personales bancarios han sido tradicionalmente la fuente de financiación a la que tanto particulares como empresas han recurrido cuando necesitaban liquidez. Sin embargo, que sea la opción más conocida no significa que no haya más alternativas de préstamos. Durante los últimos años, a raíz del cierre del grifo del crédito por parte de la banca, las compañías de financiación alternativa han proliferado, señalan desde el comparador HelpMyCash.com. Según un estudio publicado por la Universidad de Cambridge, la financiación alternativa movió 2.957 millones de euros en Europa durante el pasado año. Concretamente en España se registraron transacciones por valor de 62 millones de euros en 2014.

¿Qué es la financiación alternativa?

Se trata de todos aquellos productos y plataformas especializadas en la concesión de financiación ajenos al circuito oficial del crédito liderado por la banca. Un  ejemplo serían los préstamos P2P, los préstamos personales online o el equity crowdfunding.

1. Préstamos personales online

Durante los últimos años ha surgido una serie de empresas virtuales especializadas en la concesión de financiación tanto a empresas como a particulares que han aprovechado la coyuntura económica del momento para satisfacer las necesidades de un segmento de la población con dificultades para acceder al crédito bancario. Su principal innovación ha sido la aplicación de las últimas mejoras tecnológicas en la concesión de préstamos personales online, lo que se ha bautizado como fintech (un acrónimo formado por las voces inglesas finance y technology), que ha propiciado un aumento considerable de la velocidad.

Ahora, es posible conseguir financiación en unas horas, incluso en minutos. Es el caso de Spotcap que ofrece líneas de crédito de hasta 100.000 euros desde el 0,5 % mensual y con una comisión a partir del 1 % que solo se aplica los dos primeros meses. Las disposiciones deben devolverse en seis meses. Su principal ventaja y la de la mayoría de las empresas del sector es la rapidez, ya que  Spotcap toma una decisión en solo 24 horas.

2. 'P2P Lending'

Los préstamos P2P o préstamos entre personas se han puesto de moda durante los últimos años. Si bien pueden realizarse entre particulares, sin recurrir a ningún intermediario, las plataformas de P2P Lending se han posicionado como una buena alternativa, ya que facilitan el trabajo y reducen los riesgos: primero, porque un particular sin conocimientos sobre la materia difícilmente podrá evaluar la capacidad crediticia de otro y menos de una empresa, mientras que una compañía especializada sí; segundo, porque este tipo de plataformas permiten que un préstamo sea participado por muchos inversores, por lo que el riesgo de impago se reparte, mientras que si la operación se realiza entre dos particulares, el prestamista asume todo el riesgo; y, tercero, porque permiten al prestamista diversificar sus préstamos, participando en operaciones con niveles de riesgo distinto.

La ventaja de los préstamos P2P es que permiten al inversor, que en este caso se convierte en prestamista, conseguir una rentabilidad elevada y al prestatario, diversificar sus fuentes de financiación y conseguir créditos adaptados a su perfil. Existen muchas plataformas de este estilo, un ejemplo sería CrossLend que permite conseguir hasta 30.000 euros a través de Internet a devolver en un máximo de 5 años, para cualquier finalidad y con un interés desde el 4,99 % TAE.

3. 'Crowdfunding'

Consiste en financiar un proyecto a través de una red compuesta por una gran variedad de inversores, normalmente a través de Internet. Existen diversos tipos, el más popular es el crowdfunding de recompensas (reward-based crowdfunding) cuya principal característica es que el receptor del dinero ofrece una recompensa no financiera como contraprestación, por ejemplo un ejemplar del proyecto que quiere financiar. Pero existen más opciones, como el equity-based crowdfunding en el que los inversores reciben como contraprestación la participación en la empresa, normalmente a través de acciones, o el donation-based crowdfunding en el que simplemente se dona una cantidad de dinero de forma desinteresada, sin recibir nada a cambio.

4. Instituciones oficiales

Organismos como el ICO (Instituto de Crédito Oficial) adscrito al Ministerio de Economía o el BEI (Banco Europeo de Inversiones) también pueden ser una fuente de financiación interesante, normalmente con tipos de interés más bajos que los de los bancos.

5. Familiares, amigos y tontos

Conocidos en inglés como las tres efes (Family, Friends and Fools). Se trata del primer recurso al que se suele acudir en busca de financiación, pero es importante analizar todas las variables antes de aceptar un préstamo de amigos y familiares, ya que además del pago de la deuda, hay una relación afectiva en juego. Respecto a los "tontos" o "locos", se trata simplemente de aquellas personas que sin necesidad de conocerlas previamente están dispuestas a invertir en nosotros, normalmente cuando iniciamos un proyecto empresarial.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad