España es uno de los países más afectados por la pandemia tanto desde el punto de vista sanitario, como económico. EFE

Europa cuela los eurobonos por la puerta trasera del plan de estímulo

stop

La prima de riesgo española cae a niveles de marzo, tras conocerse que el plan de reconstrucción europeo de 750.00 millones se financiará con eurobonos

Cristina Triana

Economía Digital

España es uno de los países más afectados por la pandemia tanto desde el punto de vista sanitario, como económico. EFE

Madrid, 27 de mayo de 2020 (21:11 CET)

La zona euro vuelve a dar pasos adelante hacia la integración durante una crisis. Si el plan presentado este miércoles por la Comisión Europea sale adelante, los coronabonos finalmente podrían ser una realidad. La institución que lidera Ursula von der Leyen, con el terreno allanado gracias al acuerdo previo de Francia y Alemania, ha propuesto un fondo para reactivar y transformar la economía europea por 750.000 millones, que se financiará con deuda, que se iría amortizando en 30 años, hasta 2058, con rating europeo; es decir, que previsiblemente daría vida a los eurobonos, hasta el momento rechazados.

Dos tercios de los fondos con los que se alimentará esta herramienta no tendrán que ser devueltos -España e Italia serán sus principales beneficiarios-. Si se aprueba esta propuesta, la zona euro avanzará hacia la mutualización de la deuda que tanto la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, como el Banco España, defienden desde hace meses en su intervenciones públicas. 

Su argumento, que parece que avala la Comisión, es que esta crisis poco tiene que ver con la financiera, que le llevó a pedir a España fondos para recapitalizar a la banca, por tratarse de una crisis sobrevenida y sanitaria, que afecta a la ciudadanía. La propia Calviño reconocía el miércoles que el proyecto de Von der Leyen recogía buena parte de las peticiones de España; entre ellas que estuviera financiado por deuda europea.

A la propuesta adelantada por la Comisión, sin embargo, le queda camino y lo más complicado va a ser convencer a países como Holanda, Austria, Dinamarca y Suecia, que siempre se han opuesto a los coronabonos, por lo que el programa final puede ser diferente, previsiblemente de menor importe, o con una estructura distinta. "Los Frugales no están cómodos ni con el porcentaje tan alto de transferencias ni con la falta de condicionalidad. Y este acuerdo requiere unanimidad. Es probable que el formato final que veamos sea más modesto", señalan desde ING

El Consejo Europeo parece que quiere ir rápido con la validación del programa y su presidente avanzaba este miércoles que el objetivo era comenzar a discutirlo en la reunión del próximo 19 de junio, para tratar de aprobarlo antes de las vacaciones de verano. No obstante, el calendario parece incierto.

Pendientes de la negociación

A la espera de ver en qué cuaja, España ya se está viendo beneficiada. El efecto inmediato ha sido un importante respiro para la prima de riesgo de la deuda española, que este miércoles se acercaba por primera vez desde finales de marzo al nivel de los 100 puntos -cayó a 105 puntos-, lo que reduce el coste de financiación individual del Tesoro. Dado que este año, España necesita captar cerca de 300.000 millones entre refinanciaciones

De acuerdo con la propuesta de la Comisión, España recibiría hasta 77.000 millones de Europa, que no tendría que devolver, y tendría acceso a créditos con los que completar el acceso a cerca de 140.000 millones en liquidez. Aunque el desembolso previsiblemente se llevará a cabo durante varios años -el fondo de reconstrucción europeo está ligado al Presupuesto europeo para 2021-2027-, esa cifra es relevante puesto que equivale a más de la mitad de toda la deuda nueva -unos 130.000 milones- que el Tesoro prevé tener que emitir este año para cubrir el déficit.

Aunque los importes finales cambien, los analistas creen que solo el planteamiento ya mejora la situación de España, que por el momento solo tenía acceso a fondos MEDE -25.000 millones- y al SURE -que se estima en unos 15.000-. Todos ellos son créditos, por lo que incrementarían el endeudamiento, que este año ya se acercará al 115-120% del PIB, según las estimaciones del Banco de España.

"La Unión Europea está mandando un mensaje muy potente de compromiso y cohesión, que haría desaconsejable apostar en contra de su futuro. De ser aprobado, podría considerarse similar al famoso “lo que sea necesario” de Draghi que fue capaz de terminar con las turbulencias en la zona euro", valoran desde ING.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad