El FROB pagará 700.000 euros al asesor que venda Novagalicia y CatalunyaCaixa

stop

La privatización por sorpresa se activa para evitar que las entidades se devalúen más

Fernando Restoy, presidente del Frob

01 de julio de 2013 (18:53 CET)

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) contratará a dos bancos de inversión para que analicen las entidades que mantiene en proceso de privatización: Novagalicia Banco y CatalunyaCaixa. El objetivo es ponerlas en venta, aunque no existe un plazo definido para su salida al mercado.

Según han explicado fuentes del FROB, la contratación de estos bancos se cerrará esta semana o la que viene. Cada uno de ellos cobrará 700.000 euros por realizar los trabajos.

Pérdida de valor

NCG será la primera entidad en salir a la venta. El FROB ha detectado una oportunidad para colocar la entidad a los grupos bancarios españoles, que se interesan en distintas porciones de la caja.

Estarían dispuestos a pujar por la franquicia si se ofrecen ayudas indirectas, similares a las que cubrieron la adjudicación de la CAM. En Madrid, consideran que ambas entidades perderán aún más valor si la actual situación se enquista sine die.

Sustituto para Castellano

Un factor no menos importante para el órgano público, que depende del Banco de España, es que la venta solucionaría el relevo pendiente de José María Castellano como máximo responsable de la entidad gallega. La Xunta ha ejercido de máximo valedor del presidente de NCG.

Alberto Núñez Feijóo (PP) considera inadecuada la maniobra planeada por el Ministerio de Economía, encabezado por el independiente Luis de Guindos, para los intereses electorales del partido en Galicia. Con estos argumentos, habría convencido al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (PP).

Evitar otra subasta fallida

La función de los bancos de inversión será analizar los balances de NCG y CatalunyaCaixa e identificar las contingencias que más pueden preocupar a un potencial comprador, cuantificarlas y proponer fórmulas para minimizar su impacto negativo en el proceso de desinversión. Una vez finalizado este proceso, y confirmado el interés de los potenciales compradores, se abrirá la venta formal final.

“No puede haber un proceso fallido de subasta. Si se abre formalmente es para poder vender las entidades. No es posible una subasta fallida”, explican las fuentes consultadas. En la retina del Banco de España aún perdura la imagen de las dos colocaciones frustradas de CatalunyaCaixa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad