El Ibex y los bonos reaccionan con la mirada puesta ya en Estados Unidos

stop

MERCADOS

Un corredor de bolsa trabaja en un piso de la bolsa de Nueva York (EEUU)

05 de agosto de 2011 (09:06 CET)

Los mercados han reaccionado tras una apertura marcada otra vez por el pánico. La caída del 4,3% del jueves en Wall Street y del 3,7% este viernes en Tokio provocaron otro aluvión de ventas en Europa. Los descensos han sido otra vez brutales y demuestran una capacidad de reacción cero en unos índices que llevan cinco días a la baja y marcando mínimo anual tras mínimo anual.

Sin embargo, el Ibex ha reaccionado y ha girado al alza en un movimiento en solitario, ya que es el único índice europeo que evita las pérdidas.

Los inversores parecen tirar la toalla a la vista de que el deterioro de las economías mundiales es mucho mayor de lo esperado a uno y otro lado del Atlántico. Además, los mercados castigan el mensaje poco contundente del BCE, que tras mantener el jueves los tipos en el 1,5% no tranquilizó a los inversores con medidas claras para apoyar a España e Italia, que están contra la pared.

Ambos países empiezan la última sesión de la semana asfixiados por la presión. El diferencial español se ha situado a las puertas de los 420 puntos básicos con la rentabilidad de los bonos a diez años instalada en los 640 puntos básicos. Ahora recupera terreno. Pero Italia no le va a la zaga. Su prima de riesgo ya ha probado esta mañana la cota de los 400 puntos básicos y se confirma como el principal factor de riesgo en el Viejo Continente.

En este ambiente de caos y desconfianza, el mercado espera la comparecencia del comisario europeo en rueda de prensa y el resultado de la conversación telefónica que mantendrán Merkel, Sarkozy y Zapatero para dar soluciones a la crisis.

La tensión se mantendrá durante toda la jornada. La razón es que está tarde en Wall Street se conocer uno de los datos macro más potente de la semana. Se trata de la cifra de empleo, un dato clave que puede aumentar las caídas en las bolsas o propiciar una tregua.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad