El 'recortazo De Guindos': 1,25 millones a Todó y 600.000 euros a Mestre

stop

SANEAMIENTO DE LA BANCA

Luis de Guindos en el Ministerio

03 de febrero de 2012 (19:07 CET)

El Gobierno ha metido con decisión la tijera en el sueldo de los directivos y consejeros de las cajas ayudadas e intervenidas. Se fija como límite máximo de retribución anual 600.000 euros en las cajas ayudadas y 300.000 para las intervenidas.

En el ámbito catalán, el golpe a los emolumentos de sus principales directivos es de envergadura. El presidente ejecutivo de CatalunyaCaixa, Adolf Todó, verá reducida su retribución de 1,55 millones a 300.000 euros, es decir en 1,250 millones. El director general de Unnim, Jordi Mestre, de 960.000 a 300.000, lo que supone perder 660.000 euros al año.

La medida también supone un duro golpe para el presidente de Bankia, ex ministro de Economía y mentor de Luis de Guindos, Rodrigo Rato, que perderá más de 1,7 millones de euros anuales.

Sólo su la retribución fija era de 2,3 millones, y a ella hay que sumar el variable, que permanece oculto, pero que el Gobierno ha decidido bloquear durante tres años. Lo hará también con el bonus de todos los consejeros y altos directivos de las entidades afectadas.

José Luis Olivas, presidente de la valenciana Bancaja, entidad integrada en Bankia, que cobraba 1,6 millones, pierde un millón.

Los recortes llegan también para el presidente de Banca Cívica, Antonio Pulido, y su vicepresidente, Enrique Goñi, que reconocieron una retribución de 900.000 euros, por lo que pierden un tercio de la misma. Por su parte, el presidente de la intervenida Novagalicia Banco, José María Castellano, que percibe 899.290 euros al año, se queda en los citados 300.000 , al igual que su consejero delegado, César González Bueno, que recibía hasta ahora 891.000 euros anuales,

Recorte medio entre el 65% y el 75%

En conjunto, el recorte salarial en los bancos que han recibido préstamos públicos es del 65% sobre la media de las retribuciones existentes previamente para los primeros ejecutivos y del 67% para los presidentes. En el caso de las entidades intervenidas, el ajuste medio es del 75%.

La nueva limitación retributiva se incluye en el Real Decreto Ley de Saneamiento del Sector Financiero que ha aprobado el Consejo de Ministros. La nueva norma establece también límites para los consejeros no ejecutivos, que en las entidades intervenidas podrán percibir un máximo de 50.000 euros, incluyendo las dietas y todos los demás conceptos, y en las ayudadas, 100.000.

La decisión sobre los bonus en las entidades ayudadas se podrá revisar dentro de tres años, en función de los objetivos de saneamiento conseguidos. Según el ministro, de esta forma se asegura un trato objetivo y justo a aquellos ejecutivos que han llegado a estas cajas para reflotarlas y que consigan cumplir con esta tarea.

De Guindos ha contextualizado jurídicamente estas medidas en los límites que se han ido poniendo en todo el mundo a las retribuciones de los banqueros. Las normas españolas traspusieron hace meses la directiva europea, estableciendo limitaciones para aquellos directivos de cajas que hayan recibido ayudas y aún no las hayan devuelto. Asimismo, en 2011 se ha dado al Banco de España la facultad de limitar las remuneraciones totales de estos directivos.

En el informe sobre retribuciones que ha elaborado el Banco de España para el Gobierno se pone de manifiesto que "el grado de cumplimiento de estos objetivos es medio o bajo", ha afirmado De Guindos, que ha recordado también que el regulador era el encargado de vigilar a las entidades.

Aun así el ministro no ha querido entrar en polémicas sobre la gestión de Miguel Ángel Fernández Ordoñez al frente del supervisor, y ha negado con esa afirmación fuera un reproche. “El Gobierno no reprocha, actúa", ha afirmado.

También ha asegurado que se buscará la máxima transparencia sobre estas remuneraciones. Aunque, no ha aclarado qué hará el Ejecutivo para evitar que algunos directivos (hay un centenar de ellos) no hagan públicos sus sueldos amparándose a la ley de protección de datos.

Reducción de los órganos de las cajas

El ministro también ha informado que el Real Decreto ha establecido que las cajas que no llevan a cabo actividad financiera, es decir casi todas ya que se han transformado en bancos, sólo tendrán asamblea general y consejo de administración para abaratar costes. Ha recordado que casi todas las cajas se han transformado en bancos, así que la estructura organizativa que tenían antes de esta transformación resulta hoy demasiado grande.

Caixa Penedès ya ha iniciado los planes de reducción del número de consejeros. El resto de franquicias --Unnim, CatalunyaCaixa y La Caixa-- aún tienen todo el trabajo por hacer para adaptar el tamaño de este órgano de gobierno a los nuevos requerimientos legales.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad