El reto del Sabadell en la CAM: devolver 16.000 millones de deuda y ajustar plantilla

stop

ÚNICA OFERTA VINCULANTE

Jaume Guardiola y Josep Oliu

25 de noviembre de 2011 (20:08 CET)

Banc Sabadell es el gran favorito para comprar la CAM. Ha puesto la única oferta vinculante encima de la mesa de Miguen Ángel Fernández Ordónez (Mafo) y compite con una carta de intenciones de La Caixa que ofrece la posibilidad de adquirir ciertos activos si no hay adjudicatario. 

Pero el banco que preside Josep Oliu asume un gran reto: la CAM es una entidad muy grande. Su balance era de 70.000 millones antes de la intervención pero está muy dañado. La clave para el Sabadell es devolver o refinanciar 16.000 millones de deuda de la CAM en tres años y asumir el coste de los excedentes de plantilla previstos en los servicios centrales.

De momento, la propuesta de la entidad financiera vallesana tiene todas las papeletas para salir adelante. A menos que el coste para el erario público del plan presentado por Oliu sea muy elevado y Mafo opte por cambiar el guión y trocee la entidad.

Con el generoso esquema de ayudas que ha planteado el gobernador del banco central para cubrir las pérdidas derivadas del crédito tóxico de la CAM, el gran reto del comprador será asumir los enormes vencimientos de deuda que acumula la caja alicantina. Nada menos que 16.000 millones en tres años. Esta cantidad incluye la fuerte apelación que ha realizado en los últimos meses al Banco Central Europeo, según fuentes conocedoras de la operación.

Líneas de crédito públicas

El pliego de condiciones prevé la habilitación de líneas de crédito por parte del Fondo de Reestructuración Ordenada de la Banca (Frob) para que el comprador de la caja alicantina pueda digerir esos vencimientos. Llegan en un momento de sequía absoluta del mercado de financiación mayorista y donde todos los bancos, grandes y pequeños, buscan el dinero a precios muy elevados entre el ahorrador particular español. Con este apoyo público, el Sabadell podría refinanciar parcialmente esa cantidad. Eso sí, el Frob, previsiblemente, tendrá que emitir más deuda para atender esas líneas de liquidez.

La otra gran partida que tendrá que asumir el Sabadell es el coste de los excedentes de plantilla en los servicios centrales de la CAM. Complementarias en su red comercial, la duplicidad radica en los cuarteles generales de ambas instituciones.

El Banco de España permitirá que el comprador pueda cargar el coste contra los fondos propios de la entidad dejando a salvo la cuenta de resultados. De momento, el Frob ya ha puesto en marcha un ERE previo que prevé finalizar antes del próximo 15 de diciembre. El plan contempla la salida de un total de 973 trabajadores, la mayoría a través de prejubilaciones.

Al margen quedan las necesidades de capital para que no se diluyan los niveles de solvencia del comprador y las dotaciones para cubrir pérdidas. Ambas partidas suman 2.200 millones de euros.

Esta cantidad se desglosa en unos 1.500 millones para reforzar la solvencia de la CAM y unos 700 millones para cubrir las pérdidas del crédito malo no cubiertas por el Banco de España.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad