Ana Botín, presidenta del Santander, con el consejero delegado. José Antonio Álvarez, en la junta de accionistas de 2020

El Santander recortará plantilla en toda Europa para ahorrar 2.000 millones en tres años

stop

El banco que preside Ana Botín intensifica su programa One Santander de sinergias y ahorros en España, Portugal, Reino Unido y Polonia

Xavier Alegret

Economía Digital

Ana Botín, presidenta del Santander, con el consejero delegado. José Antonio Álvarez, en la junta de accionistas de 2020

Barcelona, 27 de octubre de 2020 (19:00 CET)

El expediente de regulación de empleo (ERE) que Banco Santander planea en España, y que podría afectar a 3.000 personas, no estará solo. El banco plantea los recortes en toda Europa con un objetivo: intensificar los ahorros hasta los 2.000 millones de euros en tres años.

La presidenta de la entidad, Ana Botín, explicó en la junta de accionistas que el Santander se ha volcado en lo que llama One Santander, un plan para unificar productos y estrategias en todos los mercados europeos y que también producirá ahorros de costes. Concretamente, de 1.000 millones entre 2019 y 2020 –de los que ya se han completado 700– y 1.000 millones más entre 2021 y 2022.

“Simplificaremos los productos y servicios que ofrecemos a nuestros clientes para mejorar la experiencia con el banco y, a la vez, seguiremos impulsando la innovación, apalancando nuestras capacidades digitales, rediseñando nuestro modelo de distribución y automatizando nuestros procesos sobre una plataforma común” para toda Europa, explicó Botín a los accionistas del mayor banco español.

Ana Botín, presidenta del Santander, en la junta de accionistas de 2020

Ana Botín, presidenta del Santander, en la junta de accionistas de 2020

Fue José Antonio Álvarez quien detalló algo más estos planes en la presentación de los resultados del tercer trimestre, que fueron más positivos de lo que esperaban los analistas. La entidad pierde 9.048 millones en lo que va de año por los ajustes contables del segundo trimestre pero en verano mejoró las cifras de la primera mitad de año.

El consejero delegado del grupo explicó que el plan de sinergias afecta al negocio del banco en España, Portugal, Reino Unido y Polonia, pero no a Santander Consumer Finance y Openbank. El área de créditos al consumo y el neobanco se han segregado del Santander, que los ha agrupado como un banco nativo digital con operativa propia.

El Santander unifica su estrategia de productos y atención al cliente en España, Portugal, Reino Unido y Polonia

One Santander se define como “un modelo operativo y de negocio común” y se materializa en varias iniciativas. Por un lado, la simplificación del catalogo de productos, “para tener una oferta más sencilla y fácil de entender para el cliente”, explicó Álvarez.

También habló de una “mayor comunalidad”, es decir, trabajar más temas de una forma conjunta entre las diversas filiales. Y en tercer lugar, de tener un modelo de distribución único, con una estrategia común en lo que se refiere al número de oficinas, tipo, tamaño y servicio que se presta, siempre teniendo en cuenta “cuáles son las demandas de los clientes”.

Una de las patas de este plan es la digitalización. El Santander tendrá menos oficinas, aunque más grandes, y menos personal a pie de calle porque el cliente cada vez huye más de las sucursales y usa con mayor frecuencia la banca online. La entidad destacó que el 44% de las ventas que se hacen ya son por canales digitales, cifra que no deja de subir pues en 2019 eran el 36%.

El Santander recortará empleo en España, Portugal, Reino Unido y Polonia

La entidad espera ahorrar 1.000 millones en los dos próximos años con estas acciones, que se sumarán a los 1.000 con los que esperan cerrar 2020. De hecho, el Santander ha acelerado estos recortes. En 2019 la reducción fue de 200 millones y este año ya alcanza los 500, más de lo previsto aprovechando la crisis del coronavirus. Quedan 300 para el último trimestre.

Preguntado por un posible ERE para 3.000 personas en España, Álvarez no quiso valorar cifras pero sí admitió que va a haber reducciones de personal, aunque no solo aquí. “Haremos ajustes de plantilla en todos los mercados”, por lo que también afectarán a Reino Unido, Portugal y Polonia.

Sobre cómo se harán estos recortes, el consejero delegado del Santander aseguró que se buscaría el acuerdo con los representantes de la plantilla y con medidas voluntarias: “No habrá salidas traumáticas. Siempre hemos hecho estas cosas dialogando, viendo las prioridades de los empleados. Es como contemplamos estos procesos”. Álvarez añadió que pronto se pondrán en contacto con los sindicatos para empezar a negociar.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad