¿El último servicio de Rato a Bankia?

stop

El expresidente de la entidad trató de asegurar la pervivencia en solitario de Bankia con un plan agresivo de saneamiento con 6.350 millones de euros públicos

Rodrigo Rato, expresidente de Bankia

15 de mayo de 2012 (12:53 CET)

Rodrigo Rato tenía un plan B para Bankia en el caso de que les siguieran presionando, pero la nacionalización y la llegada de Goirigolzarri echaron por la borda el único salvavidas que el ex director del Fondo Monetario creía que había para la entidad.

El expresidente pretendía una ayuda estatal de 6.350 millones de euros para poder llevar a cabo un plan de saneamiento de Bankia.

El punto crucial era adelantar los saneamientos previstos para los próximos cuatro ejercicios en un intento de disipar las dudas de los mercados, lo que le hubiera obligado a realizar dotaciones por 9.700 millones de euros, según informa la agencia EFE, que ha tenido acceso al plan de Rato.

Según el documento, si Rato hubiese conseguido aprobar el plan en el consejo de Bankia, el impacto neto en los beneficios de la entidad hubiera sido superior a los 5.000 millones.

Casi 11.000 millones de ayudas


Rato ya se había puesto en contacto con el Ministerio de Economía y había mantenido conversaciones para conseguir una nueva línea de ayudas públicas valorada en 6.350 millones de euros.

Si a esta cifra se le suman los 4.465 millones que le concedió el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) la cifra ascendería a 10.815 millones euros procedentes del Estado.

‘Goiri’ lo estudiará

El nuevo presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, reúne este miércoles al consejo y el plan de Rato podría estar sobre la mesa. Goirigolzarri podría aprovechar parte de ese plan, sobre todo lo referido a las ayudas públicas, para llevar a cabo el saneamiento de la compañía que quiere abordar cuanto antes la nueva ejecutiva.

Rato quería aprovechar el colchón de 4.700 millones de euros en participaciones preferentes y obligaciones subordinadas que tiene en circulación la entidad para someterlas a operaciones de canje, y poder amortizar así el primer préstamo del Frob.

Una vez ejecutado este plan, Bankia sería capaz de comenzar a generar resultados sólidos y recurrentes que, según las primeras estimaciones del plan, podría llegar a los 2.000 millones de euros en 2015.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad