FG se sube el sueldo un 17% (pero ni se acerca a Ana Botín). EFE/Zipi
stop

Francisco González se jubilará en 2019 y asegura que se desvinculará por completo de BBVA, pero el banco que lega tiene en realidad mucho de FG

Madrid, 02 de febrero de 2018 (04:55 CET)

A Francisco González le queda un año al frente de BBVA. El presidente del banco en los últimos 22 años no dará marcha atrás y se jubilará, como dijo, a los 75 años, en 2019. Tras de si dejará un legado de un banco mucho más grande e internacionalizado, con fusiones y compras constantes, muy activo en el terreno del crecimiento inorgánico pero, paradójicamente, repudiando ahora las compras.

SE VA PERO ALGO DE FG SE QUEDA. González aseguró que se iba de verdad. No quiere ni un cargo honorífico, para no hacer sombra a los que vienen. Pero los que vienen son productos de FG: gente de la casa, formada con y por él. “Tenemos un equipo fabulosos y no va a haber sorpresas”. La no sorpresa será la designación del actual consejero delegado, Carlos Torres Vila, como presidente, que podría hacer tándem con José Manuel González Páramo, consejero ejecutivo de BBVA.

EL DELFÍN DE FG, Torres Vila, es un ejecutivo con experiencia en otros sectores, como el consultor, y en otras grandes compañías, como Endesa. Pero lleva ya una década al lado de González, y desde 2015 como consejero delegado. Cuando González le puso en el cargo, ya pensaba en su sucesión, aunque era a cuatro años vista. Este jueves FG confirmó que cumplirá con lo prometido, de jubilarse a los 75, y que se implicará en su sucesión. Su implicación no es nueva, y ya marcó el camino y señaló a su delfín.

FG dejará BBVA en un año y entregará el testigo a su actual consejero delegado, Carlos Torres Vila

FUTURO SIN COMPRAS. Curiosamente, uno de los bancos españoles más activos durante la crisis en España a nivel de compras –Unnim, CatalunyaCaixa– asegura que no va a comprar más bancos físicos. Así despachó FG a Bankia: “En principio no estamos interesados en bancos físicos. Estamos en un proceso de digitalización tan potente que una operación de banco físico consume recursos y no es rentable”. Solo si hay una oportunidad muy buena, de “un banco muy solvente y a buen precio” intentarán aprovecharla.

¿BANKIA puede ser una de estas oportunidades? Parece difícil, pues no es probable que cuando el FROB decida completar su privatización, BBVA sea el único que se mire la operación. En un contexto competitivo, el banco que preside todavía FG tiene un hándicap respecto al resto. “Nuestro coste de oportunidad es más alto que el de nuestros competidores porque nos desvía de nuestro camino, el de la digitalización”, dijo González.

NI POPULAR… Sin compras físicas significa también que FG está muy contento de haber rechazado hasta en tres ocasiones la opción de comprar el Popular: en diciembre de 2016, en mazo de 2017 y en junio del mismo año, poco antes de la quiebra. “Estamos absolutamente encantados de no haber comprado Popular porque nuestros equipos estarían volcados tratando de arreglar eso”, en lugar de trabajando en el futuro digital.

…NI CATALUNYACAIXA. Negarse a comprar bancos incluye replantearse compras pasadas. “¿Hoy compraríamos Caixa Catalunya? Probablemente no. Hace cinco años, sí”, dijo FG. “Han cambiado mucho las cosas en cinco años”, añadió para arreglarlo.

Francisco González está encantado de no haber comprar el Popular… y dice que ahora no compraría CX

FUTURO DIGITAL. Si el BBVA que dejará González a Torres Vila no comprará bancos físicos es porque ve todo el potencial de crecimiento en lo digital. No es que vaya a comprar bancos sin oficinas –o sí– sino que el futuro está en la asociación con start-up y empresas de servicios que aporten su know-how en el ámbito digital y abran nuevos escenarios y canales para captar clientes. FG tiene claro que lo digital lo es todo: “Yo ya me niego a hablar de la inversión en tecnología, porque todo lo hacemos para mejorar tecnológicamente”.

LOS COMPETIDORES del BBVA de mañana ya no serán los bancos tradicionales. O sí, pero aquellos que sean capaces de resistir y adaptarse al nuevo escenario. FG tiene claro quiénes son los competidores: “Los que están marcando el paso son Alibaba, Amazon, Facebook” y los gigantes de la tecnología. “La regulación marcará la diferencia. Nosotros hablamos de regulación 2.0: hay que pensar en una nueva arquitectura jurídica que dé respuesta a los retos que vienen. Va a llevar tiempo, es un tema transversal y global, no local”.

LIDERAZGO. Mientras estos cambios suceden delante de las narices de los gobiernos y de la mayoría de bancos, que no saben cómo subirse al tren, BBVA saca pecho. “Llevamos diez años de ventaja” al resto del sector, aseguró, y tiró de datos de Forrester para sacar pecho como primer banco digital de Europa y mejor app del mundo. “El año pasado creamos 100 productos en el móvil”, aseguró. Vale la pena: es el negocio que más creció, y los clientes son mucho más rentables.

FG no quiso hablar del legado que dejará tras 23 años de presidente de BBVA. Pero este es su legado, el banco que deja a sus sucesores. Está convencido de que la sucesión se hará bien, y lanzó un mensaje envenenado cuando habló del Popular: “Viendo el caso del Popular, ¡qué importante es hacer bien la sucesión!”.

Hemeroteca

BBVA
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad