Foment alerta de que la mejora de la economía no se notará hasta 2015

stop

INFORME ECONÓMICO

06 de marzo de 2014 (18:49 CET)

El Gobierno que preside Mariano Rajoy quiere 'vender' optimismo después de seis años de crisis, en parte porque lo necesita para poder justificar las reformas en marcha, y en parte porque es, precisamente, lo que una buena parte de la población desea escuchar. El último barómetro del CIS señala, sin embargo, que el pesimismo sigue siendo enorme entre la ciudadanía española, que no percibe esas mejoras en el día a día. La patronal Foment va en esa dirección, al destacar que todos los datos apuntan a una “salida de la crisis”, pero que esta recuperación es “muy suave” y que aún tardará meses en llegar a la ciudadanía.

Un informe de la patronal catalana desvela esos avances, “ya sin ningún tipo de duda”. El PIB crecerá en 2014 sobre un 1%, y un 1,7% en 2015, según las propias previsiones de la Comisión Europea. Pero Foment pide prudencia. El presidente de la Comisión de Economía y Fiscalidad de Foment, Ramon Adell, asegura que después de una crisis importante “siempre se produce un desfase entre la recuperación del PIB y la generación de empleo y la reactivación del consumo”.

Adell considera que en 2014 la recuperación se puede consolidar, pero que la percepción de la ciudadanía, en términos de empleo y consumo, no se constatará hasta finales de año o ya en 2015.

Profundizar en la reforma laboral

Ante esta situación, ¿qué puede hacer el poder público? Adell ha afirmado que los gobiernos deberían acelerar esa posible salida con medidas concretas, sin esperar, sin más, a un cambio en el ciclo económico. Y una de las propuestas es "acabar la reforma laboral", para lograr una mayor flexibilidad del mercado de trabajo; junto con el fomento de las exportaciones; reducir los impuestos o reformar la administración pública y el sector energético.

Una de las propuestas que siguen sobre la mesa, por parte de todas las instituciones internacionales, es la moderación salarial. Foment se suma a esa propuesta, pero sólo en los sectores en los que haya recorrido para ello.

Así lo entiende el director del servicio de estudios de Foment, Salvador Guillermo, quien ha destacado que todos los indicadores macroeconómicos evidencian el despegue de la economía española, como la mejora del PIB, la reducción de la prima de riesgo, la mejora del 'rating' de la deuda soberana, el crecimiento de las exportaciones o la concesión de crédito nuevo.

Productividad y salarios

Guillermo cree que en sectores como la construcción todavía hay margen para abundar en esa moderación salarial, ligando productividad a salarios, como sucede en Alemania.

Y, justamente, mientras Foment desgranaba su informe económico, España ha vuelto a concitar la confianza de los mercados. El Tesoro ha logrado su objetivo y ha colocado 5.004,18 millones de euros en bonos y obligaciones, ofreciendo a los inversores intereses más bajos que en la anterior ocasión, según datos publicados por el Banco de España.

El Tesoro coloca 5.004 millones

El Tesoro ha colocado 2.146,97 de los 4.678,04 millones demandados por el mercado en bonos a 3 años con un cupón del 2,10%. La demana, verdadero termómetro del apetito de los mercados, ha superado en 2,2 veces lo vendido (2 veces en la anterior ocasión). Los intereses del papel a tres años han bajado respecto a la última subasta y se han situado en el nivel más bajo de la serie histórica, que arranca en el 2001.

Así, el interés medio ha pasado del 1,562% al 1,309%, mientras que el marginal ha pasado del 1,587 al 1,339%. Y también ha colocado 1.114,91 de los 3.161,98 millones pedidos por los inversores en obligaciones a 10 años con cupón del 3,80% y con un vencimiento hasta el 30 de abril de 2024.

España, por tanto, sigue una senda positiva, aunque como ha insistido Foment, la ciudadanía sigue sin percibir los efectos de esa mejoría.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad