La banca europea salda cuentas con EEUU antes de la llegada de Trump

stop

Credit Suisse se suma al Deutsche Bank y llega a un acuerdo con la justicia de Estados Unidos: pagará 5.300 millones para detener las causas por la venta de hipotecas basura

Sede de Credit Suisse, una de las empresas que negocian con la justicia de EEUU. / EFE

Barcelona, 23 de diciembre de 2016 (12:56 CET)

Los grandes bancos europeos se apuran a resolver sus problemas con los tribunales de Estados Unidos antes de que Donald Trump llegue a la Casa Blanca. El temor de las entidades financieras es que el nuevo presidente aplique una política de mano dura y los organismos judiciales sean menos flexibles para negociar las multas que amenazan a la banca.

Tras el acuerdo del Deutsche Bank, que pagará 7.200 millones de dólares para frenar los juicios por las hipotecas basura, también Credit Suisse ha aceptado depositar 5.300 millones para detener las causas relacionadas con la venta de subprime en Estados Unidos.

Según el acuerdo alcanzado con el Departamento de Justicia de EEUU, el banco pagará una multa de 2.480 millones de dólares por la venta de títulos respaldados por deuda hipotecaria en el periodo de 2005 a 2007.

Adicionalmente, Credit Suisse pagará 2.800 millones de dólares de indemnizaciones a sus clientes perjudicados, los que tendrá que desembolsar durante los próximos cinco años.

Para financiar estos pagos, el establecimiento informó de que, además de las provisiones que ya habían reservado para este tipo de situaciones, incorporará a su balance una carga de 2.000 millones de dólares.

Demanda contra Barclays

Quizás también Barclays tenga que sentarse a negociar con las autoridades judiciales. El Departamento de Justicia ha demandado al grupo bancario por la venta de hipotecas tóxicas, que han causado pérdidas "por valor de miles de millones de dólares", dice el escrito presentado ante un tribunal federal de Nueva York.

El fiscal de distrito Robert Capers acusó, además de al banco británico, a los exdirectivos Paul K. Menefee y John T. Carroll de haber realizado prácticas "irresponsables y deshonestas" en la venta de hipotecas.

En tanto, Barclays rechazó las acusaciones y aseguró que están "desconectadas de los hechos", además de anunciar que "se defenderá vigorosamente de la demanda".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad