Mario Draghi, presidente del BCE, llega a la rueda de prensa del pasado 12 de septiembre. EFE/EPA/RONALD WITTEK
stop

Los nuevos depósitos empresariales se cerraron en agosto a un tipo medio del -0,17%, su nivel más bajo en todo el año de acuerdo con el Banco de España

C. Triana

Mario Draghi, presidente del BCE, llega a la rueda de prensa del pasado 12 de septiembre. EFE/EPA/RONALD WITTEK

Madrid, 01 de octubre de 2019 (13:45 CET)

La banca continúa traspasando parcialmente a los depósitos de las empresas el castigo que el Banco Central Europeo (BCE) les aplica al sector por el capital que guardan en la institución presidida por Mario Draghi.

De acuerdo con los datos publicados este martes por el Banco de España, en agosto, con cifras provisionales, las nuevas operaciones a plazo se firmaron con una tasa negativa del -0,17%, la peor para el cliente en todo el año. El anterior mínimo mensual se marcó en junio, en el -0,16%.

Este signo negativo significa que el cliente debe pagar intereses por el dinero invertido en imposiciones a plazo. Por el momento, no obstante, las que se han firmado a más de un año continúan ofreciendo rentabilidades positivas.

Durante el mes de agosto, el BCE mantuvo la tasa de facilidad de depósito en el nivel del -0,4%, su mínimo histórico. Hasta dicha fecha (y también durante el mes de septiembre) el banco central cobra intereses al sector financiero por todo el capital depositado en la entidad.

El pasado mes de septiembre, sin embargo, anunció una serie de medidas de corrección, que entrarán en vigor el próximo 30 de octubre, por las que pasará a cargar un -0,5% por el capital obligatorio, dejando posteriormente libre de coste una cifra equivalente a seis veces ese dinero.

El efecto de los tipos negativos, sin embargo, todavía no se ha trasladado a todo el importe en los depósitos de las sociedades no financieras. En su conjunto, los saldos vivos, a pesar del entorno de tipos negativos, continúan ofreciendo rentabilidad para quienes lo tengan contratado. De acuerdo con datos del Banco de España, el tipo medio ponderado del conjunto de imposiciones vivas alcanzó el 0,85%, en contraste con el -0,17% de las nuevas operaciones.

En la cuentas a la vista, sin embargo, la banca todavía abona intereses a la medida de empresas, con un tipo del 0,08%.

Los depósitos de particulares, al margen

Las entidades españolas ya han reconocido públicamente que están traspasando el sobrecoste que suponen los tipos negativos a los depósitos empresariales, pero han descartado que ese movimiento también pueda traspasarse a los particulares. De acuerdo con las estadísticas de la institución gobernada por Pablo Hernández de Cos, el tipo medio al que se firmaron las imposiciones a plazo en el caso de las familias española fue del 0,04%.

Aunque la tasa no es negativa, es el primer retroceso que se registra durante este año. Hasta agosto, la retribución media ofrecida en estas operaciones no se había movido ningún mes del 0,05%.

Hemeroteca

La Banca BCE
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad