La deuda española en manos extranjeras fulmina todos los récords. EFE/AR

La deuda española en manos extranjeras fulmina otro récord

stop

La deuda española en manos de inversores extranjeros volvió a tocar techo en la primera mitad de 2019

Madrid, 29 de septiembre de 2019 (10:21 CET)

La deuda española en manos de inversores extranjeros volvió a batir un récord en la primera mitad de 2019 y se situó en 467.854 millones de euros, con lo que ya supone casi la mitado del total (47,04%), que suma 994.604 millones.

Esto significa que en solo un mes, de acuerdo a los datos actualizados por el Tesoro Público, los inversores extranjeros elevaron sus posiciones de deuda española en más de 15.000 millones de euros, un 3,3%.

Lo hicieron, además, en medio del fracaso de las negociaciones para formar Gobierno, que ha desembocado en una nueva convocatoria electoral para el mes de noviembre.

Subida a doble dígito en un solo año

Si se comparan estos datos con los del mismo mes de 2018, los títulos españoles en manos foráneas crecieron casi un 12%. Una subida a doble dígito que equivale a 50.000 millones, en tanto que entre enero y junio aumentaron un 8,1% o 35.138 millones de euros, desde los 432.716 millones que sumaban en diciembre de 2018.

¿Cuáles son los motivos de lo sucedido? Los expertos consultados por EFE consideran que este incremento se debe a varias razones. Uno de los más destacados es el traspaso de grandes cantidades de renta variable a renta fija, un movimiento que se está llevando a cabo desde los grandes fondos de inversión, conscientes de la debilidad de los mercados bursátiles.

También influye en este apetito por la deuda nacional que la rentabilidad de los bonos alemanes está en mínimos históricos, lo que hace que los inversores opten por la deuda de países que aún se consideran seguros "pese a la incertidumbre política y que vamos a las cuartas elecciones en cuatro años", explican desde XTB.

Las medidas de estímulo para la economía europea recientemente decididas por el BCE "tendrán menos impacto"

Las mismas voces consultadas argumentan que "no hemos sido capaces de formar un Gobierno estable, pero los inversores extranjeros no temen que el Ejecutivo que surja finalmente vaya en contra de los objetivos de la Unión Europea".

Las medidas de estímulo para la economía europea recientemente decididas por el BCE "tendrán menos impacto" ahora y "no podrán generar crecimiento por sí solas", ya que vamos hacia una recesión, por lo que es imprescindible que los gobiernos "contraataquen" con más medidas como subidas de impuestos.

En opinión de Rui da Mota Guedes, consultor del área de mercados de Analistas Financieros Internacionales (AFI), el incremento del porcentaje de deuda española en manos foráneas se explica también por que los inversores tienen cada vez más confianza en la economía española y en su capacidad de pago de esa deuda.

El experto añade que la incertidumbre política no está teniendo, "hasta el momento", ningún impacto en la confianza de los inversores extranjeros. Como muestra, el informe de la agencia de calificación Standard & Poor's, que la semana pasada subió la nota crediticia de España a "A", la más elevada desde la crisis.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad