La economía alemana se resfría en el segundo trimestre

stop

El gobierno germano se avanza al dato oficial del jueves y reconoce la desaceleración del PIB

La canciller alemana, Angela Merkel

12 de agosto de 2014 (17:16 CET)

Alemania, la locomotora de la economía europea, ha vuelto a estornudar. El Ministerio de Economía y Energía del país que dirige la canciller Angela Merkel ha avanzado que el producto interior bruto se ha desacelerado durante el segundo trimestre del año como consecuencia de las tensiones geopolíticas que se viven en el viejo continente.

El dato definitivo no se conocerá hasta el próximo jueves, día en el que la Oficina Federal de Estadística publicará una cifra de crecimiento que no será precisamente alentadora. Un jarro de agua fría para el resto de mercados europeos que llega en plena crisis diplomática con Rusia, la confirmación de la recesión de Italia y el estancamiento de la economía francesa.

La confianza de los inversores se desploma

Precisamente, el gobierno alemán ha señalado que el comportamiento más débil de la zona euro así como el conflicto en Ucrania han sido dos de las principales causas de la desaceleración. Pero también reconoce la influencia que ha tenido la inestabilidad en Oriente Próximo.

El enfriamiento de la economía alemana no ha sido el único dato negativo que se ha dado a conocer este martes. El instituto de investigaciones económicas del país ha revelado que la confianza de los inversores germanos se ha desplomado en agosto hasta los 8,6 puntos frente a los 27,1 registrados en julio. Con este, ya son ochos meses consecutivos con el indicador a la baja.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad